jump to navigation

QUERÍA LLORAR…!! 5 febrero, 2014

Posted by ROBIN MARTINEZ in DOMINICALES MASTER, TOUR POR LA PAZ 2013.
1 comment so far
Aquí me ven, emocionado y listo para la salida de la primera etapa del Tour por la Paz.

Aquí me ven, emocionado y listo para la salida de la primera etapa del Tour por la Paz.

EL TOUR POR LA PAZ 2014 YA ES HISTORIA, PERO QUÉ HISTORIA!! UNA DE LAS QUE QUISIERA UNO NO RECORDAR… PERO HAY QUE HABLAR DE ELLA

Uno con tantas emoción esperando una carrera por etapas para ver los resultados personales del entrenamiento (poco o mucho, como sea) pero con espectativas de lo que pudiera rendir, aún sintiéndome en condiciones muy positivas para enfrentar el reto de los ciclistas que sabía que correrían en este segundo Tour por la Paz… y las cosas me vienen a salir de cabeza.

Mi dorsal para el Tour, el 206, que recordaré por ser el Tour de los tres pinchazos.

Mi dorsal para el Tour, el 206, que recordaré por ser el Tour de los tres pinchazos.

Y es que cuando digo que me sentía física y emocionalmente muy bien para completar la carrera, es que de verdad era así, y lo iba viviendo durante la primera etapa que recorrió la ruta a Taxisco, cuando me ubicaba muy bien en el pelotón… atrás de los ciclistas del Delux- Optical/Trek y de los Hino que eran los que más se cuidaban entre ellos.  Yo por mi parte y corriendo como individual tenía que ser discreto y no dejarme llevar por ninguna emoción como para arrancarle al grupo en un fantasioso intento de fuga de aquellos que nunca me rinden ante gente poderosa como ellos.

Pues así iba yo, rodando y pedaleando fuerte y sin problemas, con toda la hidratación bien administrada y con abastecimiento suficiente para el regreso a la meta que sabía iba a ser más fuerte.  De verdad que me sentía con el 100% de las fuerzas para terminar la etapa, hasta que llegamos al retorno en el kilómetro 92…

Recorríamos aproximadamente un kilómetro ya de regreso a Escuintla, cuando dentro del grupo no ví un bache en el asfalto y mis dos ruedas pasaron golpeando la orilla del agujero y la rueda trasera pagó las consecuencias.  La única asistencia que llegó, fué la unidad de Trek que acompañaba al pelotón de los círculos Promocional y Blanco, que salieron unos minutos después del círculo Oro, que es en el que yo corría.

EL DRAMA DEL SEGUNDO DÍA

En la línea de salida de la segunda etapa, aquí me ven, soy el tercero desde la derecha. Foto: Trek de Guate/Facebook

En la línea de salida de la segunda etapa, aquí me ven, soy el tercero desde la derecha.
Foto: Trek de Guate/Facebook

Por la situación como sucedió todo en la primera etapa, los comisarios me dieron la oportunidad de tomar salida en la segunda etapa, pero con el tiempo correspodiente al último lugar de la general de mi círculo.  Y yo, queriendo terminar la carrera y con ganas de pedalear… acepté y le entré al otro día con las mismas ganas, aunque en la posición 15 a 8:43 minutos del líder Julio Montenegro (Deluxe-Optical/Trek).

Aquí la emoción me duró menos tiempo.  A 14 minutos del banderazo de salida de la segunda etapa, un pinchazo en la rueda delantera me obligó a salir con mucho cuidado del pelotón.  Como iba en la primera parte del grupo, pues prácticamente todos pudieron darse cuenta de lo que me sucedió y allí atrasito venía mi amigo Erick Hernández, quien solo alcanzó a decirme que atrás en su carro tenía aros, que hiciera mi cambio; ya con esa indicación, pude esperar un minuto y la asistencia llegó, cambié la rueda y seguí mi camino.

Aún con todo esto, cualquier carrera que se venga, la recibo con la misma emoción de siempre.  Dios sabe lo que permite y lo que no permite, a El será siempre la gloria.

Aún con todo esto, cualquier carrera que se venga, la recibo con la misma emoción de siempre. Dios sabe lo que permite y lo que no permite, a El será siempre la gloria.

Antes de este pinchazo, nuevamente mi posición en el grupo era buenísima,con un paso fuerte que nos llevaba a un promedio de 50 kilómetros por hora y con una mentalidad más que positiva para soportar el ritmo y llegar a la subida de Sarita para recortar buen tiempo y con el propósito de subir -al menos- a la mitad de la tabla en la general.  Cuando retomé el pedaleo, mi mente volvió a la realidad y me sentí solo en la carretera, pensando que si el grupo rodaba a un promedio de 50 por hora… todo allí estaba escrito para mí.

No sabía si pedalear, mi plan se vino al piso, emocionalmente me derrumbé y así como lo expreso… tenía ganas de llorar!!

Recorrí así como diez minutos, pero luego pensé que un día mis nietos leerían las líneas que escribiría de esta carrera y decidí que ellos no leerían que abandoné en el momento más difícil cuando aún tenía bicicleta conmigo.  Lo que se empieza se termina.

Así que me reacomodé en el sillín y me decidí a enfrentar los 60 kilómetros (aprox.) de carrera que me faltaban y así le dí hasta el retorno, y luego hacia la autopista Palín-Escuintla para subir a la meta.

Justo al subir al puente que conecta la carretera de Masagua con la autopista, mi odómetro marcó 2 horas de carrera; ignoré ese dato para mantener la mentalidad que llevaba, aunque el trabajo individual de tantos kilómetros ya me tenía muy gastado, pero confiaba en que Dios -como otras veces- me diera más fuerzas en terreno inclinado y aunque no recuperara tiempo… mi condición física estaría mejor.

Según los planes, la próxima carrera por etapas de este año será la Vuelta Master en abril.  Allí estaré si Dios me lo permite.

Según los planes, la próxima carrera por etapas de este año será la Vuelta Master en abril. Allí estaré si Dios me lo permite.

Una vez en el asfalto de la autopista, pasé bajo el primer puente justo donde inicia la cuesta hacia Sarita… la bicicleta me empezó a vibrar desde la rueda trasera.  Era esa llanta la que ahora estaba hasta el piso… había pinchado nuevamente y solo me faltaban seis kilómetros para la meta.

Solo paré y me quedé allí parado, respirando profundo y entregándole a Dios el mejor esfuerzo que, hasta allí, había hecho para terminar esa jornada.  Allí, casi para cerrar, cansado y gastado pero ya sin opción para retomar el camino… sí me tocó decir “hasta aquí llegué”.

Mis nietos ahora podrán decir, luego de leer esta nota, que pedaleé y sufrí en solitario por más de cincuenta kilómetros, pero con la mentalidad de llegar a la meta.  Llegué hasta donde tuve bicicleta para pedalear y más de allí las cosas ya no eran posibles… siento en mi corazón que cumplí como ciclista; a mis amigos del pelotón y a mis otros amigos que esperan lo que escribo para saber cómo me va en cada carrera.  Hoy puedo contarles que, aunque las cosas parecieran darme la espalda, me levanté y tomé de nuevo el camino y dí más allá de lo mejor que pude y debía dar.

No me siento culpable de lo que alcancé a hacer.  Me sentiría así si hubiera tomado la decisión de bajarme de la bicicleta muchos kilómetros antes, cuando aún tenía las dos ruedas en condiciones de rodar.

Mis nietos (para cuando existan)… su abuelo cumplió otra vez!!!

Anuncios

VOY AL “TOUR POR LA PAZ” ESTE FIN DE SEMANA 30 enero, 2014

Posted by ROBIN MARTINEZ in TOUR POR LA PAZ 2013.
add a comment
Aunque mi condición física no está al 100%, sé que el Tour por la Paz es una carrera que puedo cumplir bien en las dos etapas.  Tengo una mentalidad positiva en que haré una mejor carrera que el año pasado.

Aunque mi condición física no está al 100%, sé que el Tour por la Paz es una carrera que puedo cumplir bien en las dos etapas. Tengo una mentalidad positiva en que haré una mejor carrera que el año pasado.

SOLO TIENE DOS ETAPAS, PERO TIENE UN GRAN NIVEL POR LA CALIDAD DE CICLISTAS QUE PARTICIPAN

MI NÚMERO OFICIAL para el Tour por la Paz 2014, oficialmente inscrito!!

MI NÚMERO OFICIAL para el Tour por la Paz 2014, oficialmente inscrito!!

Así, casi con el inicio de la temporada, arranca la segunda edición del Tour por la Paz, una carrera de dos etapas que se disputa en las carreteras de la costa sur del país y con una distancia promedio de 75 kilómetros en cada etapa.

Aunque los compromisos de familia y trabajo han impedido que los entrenamientos estén como una carrera de dos días amerita, puedo decir que las piernas han estado trabajando todos los días al hacer Cicloperiodismo, y con el consuelo que ha habido algo de trabajo para las piernas, así que voy un 70% apoyado en la preparación física y el resto con la motivación al máximo para hacer una bonita carrera y ser parte del espectáculo.

LAS ETAPAS DEL TOUR POR LA PAZ

Afiche del segundo Tour por la Paz que correremos este fín de semana.

Afiche del segundo Tour por la Paz que correremos este fín de semana.

Ambas etapas serán en terreno prácticamente plano, con pequeños repechos que no cambian la planimetría de la carretera, pero el cierre del Tour tiene cuatro kilómetros de ascenso hacia la meta.

La primera etapa saldrá desde Escuintla por el sector de la báscula hacia la ruta a Taxisco hasta el kilómetro 95 donde regresaremos para buscar la meta que estará en el Super 24 de la autopista en Escuintla.  Distancia promedio: 75 kilómetros.

La segunda etapa se correrá desde el Super 24 de la autopista en Escuintla, en dirección al norte; subiremos a la carretera a Masagua y allí por el kilómetro 90 retornaremos para volver sobre la misma ruta para tomar la autopista Palín Escuintla en dirección a la ciudad capital, pero la meta estará ubicada en el restaurante Sarita.  Los últimos cuatro kilómetros serán decisivos por ser una leve escalada.  También esta jornada será de setenta y cinco kilómetros en promedio.

Según me indicó Derick Vásquez -organizador del evento- a dos días que arranque el Tour por la Paz, un promedio de sesenta ciclistas han confirmado su participación en este evento, pero lo hace interesante que entre ellos suenan nombres de ciclistas de alto nivel competitivo en cada uno de los círculos o categorías de Asomaster.

Nuevamente una carrera para compartir con ciclistas como Rubén Saj y Erick Hernández, grandes amigos... grandes ciclistas.  Los tres participamos en el círculo Oro.

Nuevamente una carrera para compartir con ciclistas como Rubén Saj y Erick Hernández, grandes amigos… grandes ciclistas. Los tres participamos en el círculo Oro.

Personalmente, como ustedes saben, tomaré salida en el círculo Oro, para ciclistas comprendidos entre los 42 y 49 años de edad, así que estaré nuevamente pedaleando con mis amigos Rubén Saj, Erick Hernández, William Solórzano, el Colombia y otros que son de buena talla en todos los terrenos que vamos a recorrer.

Este año sé que trae cosas muy buenas para el ciclismo.  Lo digo tanto para el ciclismo en general, como para mis proyectos personales, tengo mucha motivación y ganas de pedalear… de echarle la batalla a mis amigos en la carretera, porque acá en el ciclismo Master vamos para disfrutar cada kilómetro y ser felices con cada competencia… aunque siempre damos lo mejor de cada uno hasta llegar a la meta.

 MI SEGUNDO TOUR POR LA PAZ

ESTA FOTO corresponde a mi participación en el primer Tour por la Paz, corrido el 26 y 27 de enero de 2013.  Aquí me ven a cinco kilómetros de la meta hacia Sarita, en la segunda etapa.

ESTA FOTO corresponde a mi participación en el primer Tour por la Paz, corrido el 26 y 27 de enero de 2013. Aquí me ven a cinco kilómetros de la meta hacia Sarita, en la segunda etapa.

Quedan dos días para el banderazo de salida… hoy escribo siendo jueves 30 de enero, y quedan más ciclistas por confirmar su participación y la cosa se pondrá mejor todavía… yo ya tengo mi dorsal oficial, es el 206 y el uniforme de CGN Noticias ya listo para lucir con la mejor sonrisa aunque vaya pujando en la carretera.

Esta será mi segunda participación en el Tour por la Paz, luego de ser parte del pelotón el año pasado (2013) cuando se corrió por primera vez, cuando William Solórzano -del equipo Optical Center/Trek- fué el ganador en el círculo Oro con un tiempo acumulado de 4:08:01 horas; mientras yo quedé en la décima posición con un tiempo general de 4:24:55 a una diferencia de 16:54 minutos… a ver qué tiene Dios para mí en la edición de este año.

DURÍSIMO, PERO CHILERO EL PRIMER “TOUR POR LA PAZ” 29 enero, 2013

Posted by ROBIN MARTINEZ in TOUR POR LA PAZ 2013.
1 comment so far

El Tour por la Paz ya es historia en el 2013, pero se planea realizarlo cada año.

A PARTIR DE AHORA TENEMOS UN NUEVO PRETEXTO PARA HACER CICLISMO EN DOS ETAPAS; NACIÓ EL TOUR POR LA PAZ… Y YO FUÍ PARTE DE LA HISTORIA

Para los que amamos el ciclismo, saber que tenemos una nueva competencia de dos etapas son el pretexto perfecto para soñar con una super competencia.

Así ví la cosa cuando me enteré del primer Tour por la Paz que corrimos el 26 y 27 de enero en la costa sur de Guatemala.

Llegando para inscribirme el sabado antes de la primera etapa.  Aún tenía puesta la maleta de cintura por el viaje desde la capital.

Llegando para inscribirme el sabado antes de la primera etapa. Aún tenía puesta la maleta de cintura por el viaje desde la capital.

Luego de nueve meses de no pedalear bajo el inclemente sol de Escuintla, y sin transporte para llegar a la salida de la primera etapa, me subí a la bicicleta y me fuí pedaleando por sesenta kilómetros hasta Super 24 de la autopista a Puerto Quetzal, lugar donde saldría la primera etapa del Tour por la Paz.

Menudo error el mío, pero me ganó la emoción de participar, porque saldría en esta etapa ya con sesenta kilómetros en las piernas, y yo que llegué casi a la hora del banderazo de salida de los círculos Azul y Oro, así que solo me dió tiempo apenas para anotarme en la lista y allá vamos… hacia la carretera a Taxisco, donde retornaríamos en el kilómetro 92.  Mi número de dorsal, el 218.

En el pelotón, como parte del círculo Oro, igual que yo… iba Victor Manuel Castañeda, Julio Alday y otros amigos de los equipos Hino, Optical Center y Rotulos Monroy.

Llegando a la meta de la primera etapa el sabado 26. Foto: Ciclomaster

Realmente un grupo durísimo, porque hay que reconocer que la mayoría de ciclistas de este pelotón eramos del Oro, aunque del círculo Azul daban lo suyo Amilcar Carranza y “El Pescado”, solo para formarnos una idea de lo difícil que sería mantenerme al ritmo de estos cuatitos.

Fué una aventura aguantar el paso que por ratos marcaba el pelotón, porque en la ida alcanzamos un promedio de 60 kilometros por hora y, luego del retorno, a un promedio de 40 kms/h.   Allí, en el kilómetro 92, logré llegar en la primera parte del grupo, para soportar el primer arranque de vuelta a Escuintla.

Recordemos que esta carrera se desarrollaba en la ruta a Taxisco y no quería por nada del mundo que se repitiera para mí una de las malvadas historias que me ha tocado vivir por estos lados.

Mi refugio fué el pelotón mientras pude, porque en terreno plano como éste, los especialistas rompen piernas a casi cada tres kilómetros y a medida que los kilómetros pasaban, sentía más carga en las piernas.

En esta primera etapa, mi esfuerzo para llegar a Escuintla pagó su tributo.  Al llegar al kilómetro 85 de carretera, ya de vuelta a la meta, simplemente la gasolina se me acabó.  Faltaban veinte para la meta y llevaba cuarenta y cinco kilómetros recorridos de competencia… o sea que yo me cargaba -hasta allí- 105 kilómetros bien pedaleados desde las siete de la mañana.

Poco a poco ví alejarse al pelotón y me resigné, pero no bajé la guardia.  Muy concentrado, mantuve mi paso y así seguí.  Con los minutos, me alcanzó Jorge Tobar para acompañarnos hasta la meta, aunque le perdí la rueda al llegar al repechito de la Báscula, donde tomó ventaja en la subida y se adelantó lo suficiente para no volver a verlo.

Este día fueron 12:23 minutos los que perdí en relación al ganador de la primera etapa, Amilcar Carranza que paró el cronómetro en 1:57:40 y Jorge Tobar entró antes que yo, con un tiempo de 2:09:33  Mi tiempo fué de 2:10:03 horas, apenas 30 segundos detrás de Tobar.

En esta foto ya voy empezando el ascenso a la meta en Sarita.  Foto: Mauro Rodríguez

En esta foto ya voy empezando el ascenso a la meta en Sarita durante la segunda etapa, el domingo 27 de enero. Foto: Mauro Rodríguez

LA SEGUNDA ETAPA

Para el cierre del primer Tour por la Paz, vine tan motivado como para la primera etapa, pero hoy viajé en carro, así que no podía exceder mi fondo.

Saliendo en falso hacia la carretera antigua a Puerto San José, 70 kilómetros nos esperaban bajo un sol radiante esa mañana del domingo 27 de enero… (cumpleaños de mi madre).

Tras el banderazo de salida, nuevamente me guardé en el pelotón y llegué allí hasta el kilómetro 92 donde retornamos.  La ida fué realmente lenta por partes, porque rodabamos entre los 30 y 32 kilómetros por hora en varios tramos y esto me ponía muy nervioso porque con gente como la que iba en el pelotón… esto parecía más cosa estratégica que un simple paseo del Tour.

Adelante, Carlos Monroy y un poco más atrás Amilcar Carranza, que se fugaron casi desde el inicio de la etapa.  Primero Monroy y casi un minuto atrás iba Carranza… el pelotón a un promedio de un minuto y medio después.

De hecho, encontramos a Monroy casi un minuto antes de que llegaramos al retorno… él iba ya de regreso, mientras a Carranza ya lo habíamos copado en la última parte de la ida.

Los ataques no se hicieron esperar y fué una dura combinación entre las largadas -que más parecían búsqueda de meta volante en una vuelta- y los interminables túmulos de esta parte de la carretera.  Pasábamos tan rápido por los túmulos, obligados por el ritmo del pelotón, que yo podía sentir cómo las dos ruedas de mi bicicleta se separaban del suelo y literalmente volaba como por cosa de dos metros para luego seguir pedaleando.

Lo calculado para hoy se hizo realidad.  Mi plan era soportar con el grupo hasta la entrada a la autopista para empezar a subir a la meta en Sarita.  Cuando llegamos a los dos reventones antes del puente sobre la autopista, el jalón que protagonizaron Castañeda y William Solórzano fué impresionante.

Parecía algo personal entre ellos, que se fueron alejando poco a poco del resto del grupo, cosa que yo pude ver desde la cola del pelotón mientras me empezaba a quedar poquito a poco.

En la subida a Sarita, reduje ventaja con dos ciclistas que llegarían a tener aproximadamente unos seiscientos metros adelante mío.  Uno de ellos era José Palacios, a quien rebasé en la mitad del trayecto de la subida a Sarita.  El calor era insoportable, pero tenía lo suficiente para mantener mi paso firme hasta la meta; solo sabía que Palacios estaba atrás, pero preferí no voltear a ver si le había sacado ventaja.  Solo me dediqué a pedalear sin parar.

En primer plano viene José Palacios llegando a la meta de la segunda etapa.  Atrás, yo levantando la mano dando gracias a Dios por terminar con bien la carrera.  Foto:  Ciclomaster

En primer plano viene José Palacios llegando a la meta de la segunda etapa. Atrás, yo levantando la mano dando gracias a Dios por terminar con bien la carrera. Foto: Ciclomaster

Cuando apareció la meta, faltando ya unos cien metros para la bandera a cuadros, pasó por mi derecha José Palacios quien trabajó muy bien los últimos metros para aventajarme.  Aunque finalmente acreditamos el mismo tiempo de carrera, dice el dicho popular en el deporte que “el que alcanza… gana” así que Palacios me ganó sobre la línea de meta.

Cuando recibí los tiempos oficiales, me dí cuenta que fué una mejor etapa que la de el día sabado 26.  Realmente mucho mejor, porque no fuí el último del círculo Oro en cruzar la meta… ni con una desventaja tan amplia como la de ayer.

Fué William Solórzano quien ganó la segunda etapa, venciendo por buen margen a Victor Manuel Castañeda.  Nuestro querido “Don Ramón” cronometró 2:10:19 horas y Castañeda hizo 2:10:55.  Yo entré con un tiempo de 2:14:52, con una diferencia de 4:33 minutos detrás de Solórzano.

LA CLASIFICACIÓN FINAL

Aquí me ven, a siete kilómetros de la meta en la segunda etapa del Tour. Foto: Mauro Rodríguez

La combinación de los tiempos entre la primera y la segunda etapa, dió como ganador del primer Tour por la Paz, en el círculo Oro, a William Solórzano con un tiempo acumulado de 4:08:01 horas; yo quedé en la décima casilla con un tiempo general de 4:24:55 a una diferencia de 16:54 minutos.

Me disfruté muchísimo esta doble jornada, porque compartí nuevamente en la costa y con amigos como Monroy, Erick Hernández, José Palacios, Victor Castañeda, el Pescado, William Solórzano y otros más que me motivan a seguir en este duro deporte que tanto amamos.

Por aparte, conversando con Samuel Villatoro, del comité organizador del Tour por la Paz, le pregunté de la continuidad de este evento y me dijo que si Dios así lo permite y si se consiguen los patrocinadores necesarios, podremos disfrutar del segundo Tour por la Paz en el año 2014.

Lo que quedó para mí, fué una moraleja:  “Cuando se corre una vuelta, no es de valientes llegar en bicicleta a Escuintla… es de tontos”.  Les prometo no volver a hacerlo.

El año apenas empieza y se ve una muy buena temporada con actividades así, que merecen nuestra participación y apoyo.  Gracias a los organizadores por darnos esta nueva oportunidad de competir por dos días seguidos.

Les dejo finalmente la clasificación general del círculo Oro, donde 18 ciclistas empezamos la carrera y solamente 11 la terminamos:

1-  206 William Solórzano 4:08:01       Dif:  0:00:00

2-  211 Víctor Castañeda 4:08:37                0:00:36

3-  207 Jose A. Salay 4:09:31                       0:01:30

4-  215 Amílcar Carranza 4:09:34               0:01:33

5-  204 Antonio Alday 4:10:43                    0:02:42

6-  217 Erick Hernández 4:13:03                 0:05:02

7-  214 Jorge I. López 4:14:01                      0:06:00

8-  210 José Palacios 4:14:29                        0:06:28

9-  208 José Hernández 4:15:17                  0:07:16

10-  218 Robin Martínez 4:24:55          0:16:54

11-  212 Carlos Monroy 4:46:49                  0:38:48

El Chapinografo

Fotos "cuscas" de mi Guatemala

Las Buenas Empresas de CGN

Buenas Empresas y Tecnología en Guatemala.

Hablo por Guate

Contar y comentar... para edificar una mejor Guate.

ROBIN MARTINEZ

Fotógrafo Profesional

CGN Buenas Noticias de Guatemala

Las Cosas Buenas de Guatemala