jump to navigation

DEVORADO CADA KILÓMETRO DE LA CLÁSICA MASTER, CRUZANDO LA CUARTA META 17 abril, 2011

Posted by ROBIN MARTINEZ in LX CLÁSICA MASTER.
4 comments

CASI ABANDONO AL INICIO DE LA CUARTA Y ÚLTIMA ETAPA DE LA XL CLÁSICA MASTER DE CICLISMO, PERO DIOS ABRIÓ MIS VÍAS RESPIRATORIAS Y LEVANTÓ LAS FUERZAS EN MIS PIERNAS PARA BUSCAR LOS 15 KILÓMETROS DE MONTAÑA QUE ME LLEVARÍAN A LA META FINAL.

Mis manos al cielo, dando gracias por llegar a la meta. Así terminé mi segunda vuelta del año, la XL Clásica Master de Ciclismo. Fotografías de Sandra Orellana.

“Nunca abandonar” es lo que tengo en mente cuando tomo una salida, y gracias a Dios, hasta aquí nunca había visto tan cerca esa posibilidad.  Esta mañana, luego del banderazo de salida de la cuarta y última etapa de la Clásica Master, el pelotón se mantuvo compacto hasta llegar a la cuesta de aproximadamente dos kilómetros para buscar el punto de retorno en el kilómetro 45 de carretera a El Salvador.

Aquí me ven cerrando la primera vuelta de la última etapa de la Clásica Master.

El problema en la garganta lo tengo desde tres días antes de esta vuelta, y la presencia de tos seca por las noches no me permitía descansar durante estos dias de competencia;  una de las peores noches fué la de anoche, cuando casi no dormí por la tos insistente que echó a perder la madrugada del domingo 17, provocando que al amanecer, tuviera una sensación de irritación en la garganta y quedé afónico… pero así me presenté al punto de salida de esta final de la Clásica Master.

Buscando cerrar la segunda vuelta, a la altura de "Las Piñas".

Cerrando la segunda vuelta de la etapa.

Unos tres minutos después del banderazo de salida, mi garganta se resecó y sentía como si me quemara; esta sensación la tuve en todo el descenso, dificultando mi respiración hasta llegar al ascenso para el retorno.  Empezando a subir, mi garganta se cerró casi por completo y no podía respirar; quería toser y no podía.  Bajé el ritmo del pedaleo tratando de respirar y continuar la carrera… paré por un momento, pensé seriamente en abandonar la competencia por este problema.

Algo me dijo que continuara y que tomara la decisión al cerrar la primera vuelta en la gasolinera Scott, donde fué el punto de salida.  En la mitar de este trayecto de retorno, tuve serios problemas todavía, hasta llegar al ascenso.  Allí la cosa empezó a cambiar y pude respirar mejor poco a poco, aunque todavía sentía resentida la garganta.

A pesar de ir en solitario ya para el inicio de la tercera vuelta, mis fuerzas estaban al 100%. Realmente me sentí muy bien luego de superar mi problema respiratorio.

Así fué como empecé a recuperar mi paso constante en la cuesta, con la prioridad de mantener la diferencia que el pelotón ya hubiera logrado en relación a mi ubicación en la carretera; tratar de alcanzarlos, era una tontería… nuevamente estaba solo.

Entonces dispuse hacer lo mejor que podía, con un ritmo parejo en la cuesta hasta llegar al retorno en el kilómetro 35.  Iba tan desorientado, que me pasé unos metros del retorno frente a la gasolinera… ya estaba rumbo a la montaña.  Unos comisarios me gritaron y otros ciclistas que venían detrás de mi también lo hicieron, llamando mi atención para que retornara allí mismo.  Así empecé mi segunda vuelta, ha había completado los primeros veinte kilómetros de la etapa.

La historia en la segunda vuelta fué más optimista que la de la primera, porque mi ritmo de pedaleo era muy parejo, así como me gusta en la montaña.  Realmente para ir en solitario, me sentía muy satisfecho del paso que llevaba.  Mi suero y el agua que llevaba para abastecerme, casi se terminaron en esta segunda vuelta, esto me ayudó a rehidratarme; así también me ayudó comer dos bananos y una galleta nutricional que mi esposa me preparó.

Los kilómetros fueron pasando por debajo de las ruedas de mi bicicleta, me estaba devorando cada metro de la carretera dispuesto a terminar esta vuelta.  Empecé a alcanzar ciclistas… eran del círculo Oro, los que se habían rezagado de su grupo y se quedaban en el camino detrás mío.  Mi paso realmente era muy positivo, estaba dispuesto a hacer algo para salir victorioso de la montaña que me esperaba.

Luego de corridas tres etapas, mi tiempo acumulado superaba ya las seis horas de competencia, ubicado en el octavo lugar.

En cada cierre de vuelta, allí estaba mi esposa, atenta con la cámara y con el abasto de agua para cuando yo lo solicitara, y así fué cuando cerré la tercera vuelta, ya para enfilarme a la montaña directo a la meta.  Yo estaba consciente que me esperaban quince kilómetros de montaña, nueve de ellos con una inclinación que no perdona a nadie… ningún descanso en este trayecto.

Al llegar a la gasolinera Texaco del kilómetro 25, sabía que me faltaban tres kilómetros para la meta.  En este punto estuvo el premio de montaña de la etapa y era donde el nivel de la montaña se ponía un poco más benevolente, porque la inclinación del terreno reducía un poco.  Todavía en los últimos tres kilómetros alcancé a dos ciclistas más del círculo Oro, pero fué el último kilómetro el que se me hizo más difícil, no por la inclinación del terreno, sino por el cansancio físico y el desgaste de los kilómetros que se habían quedado atrás.

Cuando divisé el terreno donde actualmente se construye la nueva iglesia Casa de Dios, sabía que todo estaba hecho.  Mis fuerzas volvieron y mejoré aún más mi paso.  Toda la cuesta la trabajé con una relación 42-17 / 42-19, pero cuando ví la meta, bajé a un 42-15 para entrar como un ganador como yo se lo merece.

Era tanta mi felicidad de cruzar la meta final y así completar una vuelta más en mi haber ciclístico, que sobre la línea de meta levanté las manos en señal de victoria y empecé a gritarle a todo el mundo “Llegué..!!!  llegué…!!! llegué…!!!” y cada uno de los que allí estaban, volteaban a verme.  Muchos aplaudieron mi llegada, otros solo me observaban… pero vieron entrar a un ganador luego de más de 75 kilómetros de competencia.

Creo que no pudieron darme un mejor lugar para cruzar la meta final, que este.  Ubicado frente al nuevo templo de la iglesia que forma mi vida… Casa de Dios.  Hoy, a El doy la Gloria de terminar este reto.

LA PREMIACIÓN DE LA VUELTA

Con el reconocimiento de parte del círculo Platino a la Perseverancia.

Aquí, luzco mi trofeo de Perseverancia, junto a los diez mejores del círculo Platino y las tres damas que compitieron con ellos.

Se nos informó que para la premiación, habría una pieza de pollito en “El Arco Azul” cerca del kilómetro 14, así que con Sandrita fuimos a buscar el lugar.  Allí comimos y recuperé fuerzas, mientras la premiación daba inicio.

Para grata sorpresa mía, al finalizar la premiación del círculo Platino, representantes de este círculo me entregaron un trofeo por perseverancia.  Ubaldo Alvarez, tomando la palabra, hizo una mención de reconocer el esfuerzo de un ciclista que afrontó todas las situaciones; que llegó a todas las metas de la vuelta, y que al llegar a la meta celebraba como si entrara en primer lugar.  Mencionó que a pesar de estar el el último lugar de su círculo, nunca se dió por vencido y decidió terminar lo que había empezado.  Hoy queremos entregar este reconocimiento a Robin, del círculo Azul” fueron las palabras de Ubaldo Alvarez.  Gracias por las palabras y por el reconocimiento… esto es grande para mí.

UN OCTAVO LUGAR, A TODA HONRA

Emocionado, con mi trofeo de octavo lugar en la vuelta.

Cuando la premiación del círculo Azul llegó, los directivos de Asomaster mencionaron que únicamente ocho ciclistas habían terminado la prueba, por lo que se premiaría, no a diez, sino a los ocho que culminaron la Clásica Master; fué entonces cuando llamaron a éste servidor de ustedes, para recibir el trofeo como el octavo lugar del círculo Azul en esta XL Clásica Master de Ciclismo.

Aquí estamos 6 de 8 ciclistas del círculo Azul, que terminamos la vuelta.

Nunca me imaginé que a pesar de todo lo que costó superar esta prueba, iba a recibir un premio todavía.  Lo que sí quiero compartirles, es que estos dos trofeos los dedico y los pongo a los pies de aquel que me dió las fuerzas para estar allí recibiéndolos:  Al Señor Jesús.  El me acompañó en cada kilómetro de cada etapa.

A ustedes, gracias por seguir todo este proceso ciclístico que no termina aquí… tan solo estamos calentando motores para todo lo que viene… que ni yo mismo sé cuánto es.

Mi felicidad es evidente. Gritando "Llegué...!! llegué...!!" felíz de cruzar la meta final de la XL Clásica Master; con mi esposa, y frente a mi iglesia Casa de Dios.

Bendiciones a todos!!!

Anuncios

LOS 22 KILÓMETROS CONTRA RELOJ, DE LA ETAPA 3, SE FUERON RAPIDO 16 abril, 2011

Posted by ROBIN MARTINEZ in LX CLÁSICA MASTER.
add a comment

HOY CORRIMOS LA TERCERA ETAPA, CONTRA RELOJ INDIVIDUAL DE 22 KILÓMETROS… ESPECIAL PARA LOS MÁS VELOCES PLANEADORES DE LA CLASICA MASTER.

Según mis cálculos, en los veintidos kilómetros contra reloj debí lograr un tiempo promedio de 32 minutos, pero mañana tendré los tiempos oficiales. Fotos de mi amigo Frank... gracias!!

Casi casi, una etapa por suspenderse debido al increíble embotellamiento que se provocó en la carretera al Pacífico desde horas de la madrugada.

El momento de mi salida en la etapa contra reloj.

Un accidente (del que aún desconozco los detalles) antes de llegar a Amatitlán, desde la capital, provocó que toda la carretera se convirtiera en un gigantesco estacionamiento  donde una gran parte de los competidores quedaron atrapados… incluyéndome entre ellos.

Orando antes de salir, pidiendo a mi Dios me diera fuerzas en esta etapa.

En esta oportunidad, mi esposa me acompañaba, así también mi amigo Frank.

Una oportunidad para compartir y pasarla bien, pero casi queda en la intención el correr esta etapa.  Luego de esquivar la impresionante cola de carros, logramos llegar a Amatitlán por el lado del puente que conecta a Bárcenas, luego retornar en la carretera al Pacífico para entrar al camino que conduce al parque Naciones Unidas, y luego bajar a Amatitlán por la cuesta de “El Filón”.

En Amatitlán, todo tranquilo, ya escuchando la radio pudimos enterarnos que el accidente fué en el kilómetro 24.  Llegamos al punto de salida de esta tercera etapa, alrededor de las nueve de la mañana, hora en que debía salir el primer corredor.

Mi esposa me acompañó en esta etapa... qué porra!!

Para empezar, les quiero contar que en la etapa de ayer, luego del difícil momento que pasé en solitario desde el retorno de Taxisco a Escuintla, me ubico en la octava posición de la general del círculo azul.

Difíciles los 22 kilómetros, pero pasamos la prueba, gracias a Dios.

En la segunda etapa hice un tiempo de 3:00:10, a una diferencia de 28 minutos 19 segundos del grupo que llegó compacto a la meta en Escuintla.

La Clasica Master la iniciamos diez ciclistas en el círculo Azul, hoy quedamos solo ocho. Orgullosamente les digo que, aunque soy el último en la general Azul, sigo en la lucha, ocupando la octava casilla, con un tiempo acumulado en la general, de 5 horas 46 minutos y 18 segundos, con una diferencia de 44:04 minutos del líder Julio Antonio Cirici, que tien un tiempo acumulado de 5:02:14 luego de corridas dos etapas.

Con mi estimado don Manuel, que vino de Estados Unidos para competir en el círculo Oro.

Por ocupar la posición 8, fuí el primero en tomar la salida en la tercera etapa.  Aún no tengo los tiempos oficiales de la contra reloj, pero voy siempre optimista para culminar esta Clásica Master mañana en la cuarta y última etapa.

Para no hacer la historia tan larga, la etapa inició casi a las 11:00 horas.  Uno a uno fueron tomando la salida los ciclistas, hasta llegar a mi turno.

Realmente y a pesar que cinco competidores me rebasaron el el trayecto de los veintidos kilómetros, sentí que la etapa terminó en poco tiempo.  Claro que el calor hizo lo suyo en cada uno de nosotros, pero iba preparado con agua pura y un suero para rehidratarme en el camino.

Momento cuando Julio Aguilar me rebasa.

Hice mi mejor esfuerzo en esta distancia, fuí alcanzado por cinco ciclistas, primero por César Aguilar, cuando habría recorrido los primeros siete kilómetros de competencia, así que cuando mañana tenga los tiempos oficiales, se los compartiré.

Mañana, domingo 17 de marzo, termina esta XL Clásica Master con la cuarta etapa que tendrá una distancia de 84 kilómetros en carretera a El Salvador.  La salida será en la gasolinera Scott del kilómetro 35,  y luego sube al kilómetro 25 a la gasolinera Texaco en el cruce a Santa Elena Barillas.  Serán tres vueltas y cerrará el la meta que se ubicará casi frente a la construcción de la nueva iglesia Casa de Dios.  (Inicialmente la meta estaría ubicada en el cruce a Fraijanes, pero hubo cambios de última hora).

En el cruce a Santa Elena Barillas habrá un premio de Montaña, y dos Metas Volantes (en la primera y tercera vueltas) en El Serinal.

Mi tiempo oficial en la etapa Contra Reloj: 31:55 minutos.

Nos vemos mañana en el gran cierre de esta XL Clásica Master de Ciclismo!!!

EN LA CUMBRE DEL RETORNO, A LA RUEDA DE LOS LÍDERES 15 abril, 2011

Posted by ROBIN MARTINEZ in LX CLÁSICA MASTER.
add a comment

HOY CORRIMOS LA SEGUNDA ETAPA DE LA XL CLÁSICA MASTER, DONDE EL RETORNO A ESCUINTLA FUÉ EN EL PUNTO MÁS ALTO DE TAXISCO.  HASTA ALLÍ SUBÍ… CON LOS MEJORES DE ESTA VUELTA.

Antes de tomar la salida en la segunda etapa, logré esta foto de recuerdo.

Con un poco de cansancio de la difícil etapa de ayer, hoy tomamos la salida desde Escuintla, directo en la ruta hacia Taxisco, con 47.5 kilómetros de recorrido con un ritmo impresionantemente rápido.

Ubicandome dentro del grupo, guardé mi posición desde la salida.  Un sorbito de agua de vez en cuando, guardando una buena ración para el inicio del ascenso a nueve kilómetros del retorno.  En ese grupo iban los líderes de los círculos Blanco y Azul, los de montaña (que son los líderes en la general) y los de metas volantes.  Todos, con buenos pretextos para imponer un ritmo rompepiernas en el camino.

Era tanta la velocidad que se impuso en la ida, que el voltear a ver si había rezagados, dejó de ser mi prioridad.  Cada vez que volteaba a ver por alguna razón, podía encontrar un bache, un ciclista cerrandome el paso dentro del grupo, o un intento de fuga que provocaba la ira del grupo que salía para atraparlo.

Las metas volantes tuvieron mucho qué ver en la velocidad impuesta hoy, porque no solo los líderes son rápidos… hay otros ciclistas que también quieren el suéter, y trataban de hacer lo suyo.

Pues a todos estos ataques soporté el paso, hasta llegar al kilómetro 93 de la carretera a Taxisco (km. 34 de recorrido) donde daba inicio la montaña.  Increíblemente, el ritmo hacia arriba fué el mismo!!

Con Amilcar Carranza, compartimos el pelotón muchas veces en la temporada de 1986. Amilcar compite la Clásica en el círculo Oro.

Pero más increíble era que yo soportara ese paso que llevaba el grupo, cambiando punteros a estrategia y gusto de los tres equipos más fuertes del círculo Blanco, que de paso son los más jóvenes y fuertes de la liga Master.

Allí, en el mismo grupo, corría José Migdael Zeceña, que no hace mucho tiempo vimos correr La Vuelta a Guatemala; esto, para que se formen una idea del nivel que se maneja entre los Master, pues allí con ellos… iba yo subiendo.

Creo que sin sentirlo, mis cartuchos se quemaron, o fué una relación equivocada la que utilicé, o los punteros impusieron un ritmo extremadamente duro, pero en los primeros dos kilómetros del retorno, mi paso fué poco para mantenerme en el grupo.  Mi tiempo de gloria en la montaña, quedaba allí, en la montaña que dejabamos atrás, ahora buscando la meta en Escuintla.

Desde allí, recorrí más de cuarenta kilómetros en solitario, recordando cuando les compartía cuáles eran los momentos más difíciles para un ciclista:  El fugado y el rezagado.

Espero que Dios me dé fuerzas para terminar la Clásica Master, que tiene un gran nivel.

A SU MEMORIA. Mi papá estaría felíz de verme subir como lo hice esta mañana. Hoy cumpliría 79 años.

Lo que me tiene animado, es que llegué a la meta de esta segunda etapa.  Sentía el tiempo eterno y los kilómetros larguísimos, orando para no desfallecer y así Dios me lo permitió.

Mañana arrancamos la tercera etapa con una Contra Reloj de 22 kilómetros desde Escuintla hasta el Turicentro Los Jorges.  Será un plano descenso, que a lo largo de su recorrido nos llevará de los 300 metros snm. hasta los 45 mts. snm. en la meta.

Será una etapa bonita y especial para los aficionados que puedan llegar a disfrutar del panorama.  Verán bicicletas extrañas, cascos en forma de lágrima, uniformes espectaculares, equipos que rara vez se ven la calle y la forma especial de tomar la salida.

Para disfrutarlo, hay que llegar y ver a los ciclistas salir de uno en uno, con un minuto de diferencia entre ellos.

Allí estaré yo, viviéndome el deporte que siempre he amado y que me tiene aquí soportando calores, rezagadas, desidratadas, calambres y golpes de hambre, pero triunfando en cada meta que cruzo de cada etapa.  Así quiero dejar mi nombre en estas clásicas… “Robin Martínez, aquí corrió… y cómo se lo vivió!!!”

Bendiciones a todos!!

LA SEGUNDA ETAPA DE LA CLÁSICA, CON DEDICATORIA ESPECIAL. 14 abril, 2011

Posted by ROBIN MARTINEZ in LX CLÁSICA MASTER, OTRAS COSITAS.
add a comment

NO SÉ QUE SUCEDA MAÑANA EN LA CLÁSICA MASTER, PERO QUIERO HACER LAS COSAS MEJOR, PARA DEDICAR MI ESFUERZO A LA MEMORIA DE MI PAPÁ EN EL DÍA DE SU CUMPLEAÑOS.

Mañana, en la segunda etapa de la XL Clásica Master, 280 metros de altura sobre el nivel del mar serán el toque especial durante los 92 kilómetros bajo el sol de la carretera a Taxisco.

En la segunda etapa, pasaremos frente al Autosafari Chapín.

El terreno montañoso muy tendido a lo largo de los kilómetros, seguramente tendrán muchas sorpresas para todos.  Iniciando a una altura de 300 mts. snm., la primera parte de la etapa, en la ida, será rápida por ser en descenso durante los primeros treinta y dos kilómetros hasta donde llegaremos a los 20 metros snm. donde inicia es ascenso de casi nueve kilómetros hasta el retorno ubicado en el kilómetro 103 de la carretera a Taxisco.  En el punto de retorno habremos llegado a una altura aproximada de 230 mts. snm.

Como diría una vez el recordado Macord, aquí podría “desgranarse la mazorca”.

De la misma forma, en el retorno serán nueve kilómetros de descenso que permitirán un leve descanso para enfrentar lo más duro:  Treinta y dos kilómetros en falso ascenso hasta la meta ubicada en Escuintla.

Puntos en contra:  El calor y la inclinación del terreno.  Aunque la cuesta no es pronunciada como la de la primera etapa, la distancia seguramente hará estragos en el grupo si algunos se afanan con marcar un paso fuerte.  La lógica indica que el grupo se mantenga unido hasta unos cinco kilómetros antes de llegar a la meta, porque hablar de fugas es muy atrevido en estas condiciones.

Quien intente fugarse debe estar muy seguro de sus fuerzas y de mantener el paso hasta la meta, si no quiere fundirse en el intento.

Mi papá cumpliría 79 años mañana, 15 de abril. Conozca algo de él, haciendo click en la foto.

PARA MI QUERIDO VIEJO

Larga y difícil será la etapa de mañana, la segunda de la edición 60 de la clásica Master, pero quiero hacer las cosas bien y mejor que en la primera etapa, porque es el cumpleaños de mi papá, que aunque ya no está conmigo, seguramente estaría acompañandome en la ruta y gozándose como yo de lo que estoy viviendo.

Mañana 15 de abril es su cumpleaños y quiero darle como regalo especial, mi mejor esfuerzo en la etapa.  Este hombre llegó a compartir la ruta conmigo, acompañandome en su camionetilla Datsun… cómo recuerdo a mi papá!!

Para él, para mi papá… mi mejor esfuerzo en la etapa de mañana.

PRIMERA ETAPA DE CUATRO: MISIÓN CUMPLIDA 14 abril, 2011

Posted by ROBIN MARTINEZ in LX CLÁSICA MASTER.
add a comment

HOY ARRANCÓ LA CLÁSICA MASTER Ý LOGRÉ COMPLETARLA DEJANDO LOS TEMORES ATRÁS.

Les digo de mis temores, porque luego del mal momento de salud que pasé las dos semanas previas a la Clásica, realmente tenía mucho temor de tomar la salida en esta competencia, porque había mucho en riesgo con mi salud.

Gracias a Dios no tuve ningún problema durante los 85 kilómetros de la etapa.  Mi corazón se portó a la altura, reaccionando correctamente cuando los remates del grupo se presentaban.

Desde la salida me mantuve dentro del grupo y no me salí de allí para nada.  Era tan buena mi condición al llegar al kilómetro 73 en la ida, que todavía me tomé el tiempo para pensar si peleaba por la meta volante ubicada en el kilómetro 74.  Preferí ser prudente, porque no quiero abusar del buen momento físico que sentía para entonces… eso sí, me mantuve en la primera mitad del grupo soportando los ataques de los ciclistas más fuertes que son los especialistas en el terreno plano.

Entre túmulos y desechos de arena, varias veces nos salvamos de una caída colectiva, porque el grupo se mantuvo compacto hasta el retorno en el kilómetro 95 de la carretera vieja a Puerto San José.

Me mantuve dentro del grupo los primeros sesenta y seis kilómetros de competencia, hasta llegar a donde se une esta carretera con la autopista Palín Escuintla.  Luego de dos reventones que despiden la carretera vieja, el grupo dió un par de aceleradas que no pude soportar debido a un calambre en ambas piernas que me hizo bajar el paso por un momento.

Ya en la autopista, logré acortar la distancia con el grupo a casi cien metros, pero no logré toparlos.  En el cruce a restaurante Sarita, buscando al Autódromo, tuve que trabajar en solitario hasta la meta.

Temeroso por mi corazón, todo bien!!  Lo único que afronté, fué una leve desidratación que me erizó toda la piel cuando retornaba a la altura de restaurante Sarita.  Era cosa de aprovechar la poca agua que llevaba conmigo, beber y mojarme las piernas y la cabeza.

No tengo todavía el tiempo oficial, ese lo darán mañana los comisarios, pero según mi cálculo tengo una desventaja de 7 minutos aproximadamente.  Eso lo veremos mañana.

Una cosa sí quiero decirles.  Que luego del desempeño en esta etapa, esta es la mejor que he corrido en lo que llevo de participar de estas dos vueltas y las dominicales con la Master.

No sé que lugar tengo en la general, talvéz el último… pero tengo uno.  De hecho, fuí testigo de un corredor del círculo azul, que abandonó la competencia poco antes de llegar a Sarita, así que no voy tan mal para no haber logrado entrenar debidamente por dos semanas y por estar pendiente de mi salud…  lo que logré hoy, lo agradezco a Dios que me acompañó en todo momento y me dió las fuerzas para completar la etapa.

Vengo un poco triste por no tener fotos que compatir con ustedes, pero espero resolver esta situación para la etapa de mañana, si Dios lo permite.

En resumidas cuentas… crucé la metaaaaaaaaaa!!!!

CON EL DORSAL 105, INICIO MAÑANA MI SEGUNDA VUELTA DEL AÑO 13 abril, 2011

Posted by ROBIN MARTINEZ in LX CLÁSICA MASTER.
add a comment

CUATRO ETAPAS, A PARTIR DE MAÑANA, ME ESPERAN EN LA LX CLÁSICA INTERNACIONAL MASTER 2011 Y VOY… CONFIANDO CON EL CORAZÓN!!

Este es mi dorsal para la Clásica 60 Internacional Master 2011. No hay vuelta fácil... que Dios nos dé fuerzas a todos!!

Les digo que con el corazón, porque éste ha sido el protagonista de mis más recientes publicaciones.  Voy negando cualquier enfermedad y todo impedimento físico que quiera estorbar mi meta… tomado de la mano de mi Señor Jesús.

Es mi segunda vuelta del año con la Liga Master de Guatemala, cuatro etapas que nos harán correr 281 en el círculo azul.  Se dirá fácil 281 kilómetros en cuatro días, pero les comparto nuevamente la distribución de las etapas:

Primera Etapa:  Jueves 14 / 85 kilómetros.  Salida del Cementerio de Escuintla; retorno en el kilómetro 95 de la ruta vieja a Puerto San José; meta en el Autódromo Pedro Cofiño.

2 Metas Volantes:  En el kilómetro 76 de ida, y de vuelta.

1 Premio de Montaña:  2 kilómetros antes de la meta en el Autódromo.

Segunda Etapa:  Viernes 15 / 92 kilómetros.  Salida en Escuintla, con retorno en el kilómetro 103 de la ruta a Taxisco, para finalizar nuevamente en Escuintla.

2 Metas Volantes:  Kilómetro 82 (Turicentro Los Jorges) ida y vuelta.

No hay Premios de montaña.

Tercera Etapa:  Sabado 16 / 20.300 kilómetros Contra Reloj Individual.

Salida adelante del Hospital General de Escuintla, con meta en Turicentro Los Jorges.

Cuarta Etapa:  Domingo 17 / 84 kilómetros.  Gasolinera Scott del kilómetro 35 en carretera a El Salvador – El Serinal (3 vueltas) para luego buscar la meta en el viaducto del cruce a Fraijanes (kilómetro 18.5)

2 Metas Volates:  Retornando de El Serinal, en la primera y tercera vueltas.

1 Premio de Montaña:  En el kilómetro 25, del cruce a Santa Elena Barillas (Texaco).

Y CÓMO ME SIENTO PARA CORRER ESTA VUELTA?

Mi sueño es correrla y terminarla.  Lo demás… lo que venga, será ganancia.  Yo les he comentado que sin importar el lugar que ocupe, cruzaré la meta levantando las manos victorioso y dándo las gracias a Dios por lograrla, sé que El va conmigo en el camino.

Mi condición física, en relación a los malestares de la última semana, ha mejorado de ayer a hoy; el dolor de cabeza hoy no ha aparecido, no ha habido mareos ni agitaciones.  Emocionado sí estoy, porque es mi segunda vuelta del año… vuelta a la que voy prácticamente sin entrenar en las últimas dos semanas, más que mi rondas periodísticas dentro de la ciudad de Guatemala.

Quiero regresar con la satisfacción de cruzar las cuatro metas y lo voy a compartir con ustedes.  Mientras tanto, y si pueden acompañarme en una o más de la etapas, búsquenme en el pelotón del círculo Azul, con el dorsal 105.

Bendiciones a todos!!!

El Chapinografo

Fotos "cuscas" de mi Guatemala

Las Buenas Empresas de CGN

Buenas Empresas y Tecnología en Guatemala.

Hablo por Guate

Contar y comentar... para edificar una mejor Guate.

ROBIN MARTINEZ

Fotógrafo Profesional

CGN Buenas Noticias de Guatemala

Las Cosas Buenas de Guatemala