jump to navigation

PUERTO BARRIOS: CICLISMO CALIENTE! 30 julio, 2015

Posted by ROBIN MARTINEZ in OTRAS COMPETENCIAS.
trackback
EN EL PELOTÓN, prácticamente depurado casi llegando a la frontera con Honduras, voy en segundo plano.

EN EL PELOTÓN, prácticamente depurado casi llegando a la frontera con Honduras, voy en segundo plano.

POR TERCERA VEZ CONSECUTIVA PARTICIPÉ EN LA CLÁSICA DE CICLISMO DE PUERTO BARRIOS, UNA CARRERA QUE CADA AÑO SUBE DE NIVEL

Esta carrera fué también la oportunidad para estrenar mi nuevo uniforme, gracias al apoyo de Quici y Coequipier.  El casco Java es un aporte de Bike Zone.  GRACIAS!

Esta carrera fué también la oportunidad para estrenar mi nuevo uniforme, gracias al apoyo de Quici y Coequipier. El casco Java es un aporte de Bike Zone. GRACIAS!

Tengo varias razones para competir en Puerto Barrios.  La primera es aprovechar una visita a mi madre que vive allá y, la segunda, la pasión que tengo por el deporte de mis amores.  De hecho, es mi madre -mi “Mamita”- quien me inspira corriendo en esta calurosa tierra de Guatemala… ella llega a verme competir.

Para este 2015, el 26 de julio fué la cita de la cuarta Clásica que desde la segunda edición se calificó como Internacional por la visita de corredores de Honduras.  De las tres veces que he participado, una vez -en 2013-tuve la bendición de ganarla en la categoría “Master A” y, en la segunda -en 2014- ocupé la segunda posición luego de un pinchazo.

EL MANO A MANO con los amigos hondureños estuvo interesante esta vez.

EL MANO A MANO con los amigos hondureños estuvo interesante esta vez.

Ahora, que me preparé mucho para hacer un papel interesante en esta Clásica Internacional, me topé con ciclistas hondureños que llegaron en equipo; eran los suficientes para hacer dos equipos, aunque todos trabajaron bajo su misma bandera.

Fué una experiencia nueva que prácticamente desde el inicio de la carrera los ciclistas hondureños atacaran uno a uno por cada lado del pelotón, y yo tratando de ir a la rueda de cada uno para evitar algún intento de fuga.  Me sentía con fuerzas para defenderme y guardar fuerzas para los últimos veinte kilómetros y pelear una posición de podio al final.

El primedio de velocidad fué de 33.8 kilómetros por hora.

El primedio de velocidad fué de 33.8 kilómetros por hora.

Los ataques fueron constantes y un ritmo de pedaleo realmente fuerte.  Llegamos a rodar a un promedio de 33.8 kilómetros por hora, pero fué impresionante la velocidad con la que tomamos los repechos al pasar por la localidad de Entre Ríos, iniciando la carretera a la frontera con Honduras.

Se nos nota a todos en las piernas el esfuerzo para sortear los repechos a nuestro paso por Entre Ríos, ya en camino a la frontera con Honduras.  Fué una carrera muy dura.

Se nos nota a todos en las piernas el esfuerzo para sortear los repechos a nuestro paso por Entre Ríos, ya en camino a la frontera con Honduras. Fué una carrera muy dura.

El retorno fué difícil por el mal estado del asfalto.  Un terreno muy corrugado y lleno de baches que, luego de retornar con el grupo puntero, me hizo bajar un poco el ritmo esquivando baches y vibraciones que bien podían provocarme un pinchazo que me dejara fuera de la carretera.

Solo pude ver cómo los hondureños se desperdigaron a casi todo el ancho de la carretera y tuve que pegarme a la rueda del que tuve más cerca y tratar de topar a los demás para reunificar el pelotón ya en el camino de retorno a Puerto Barrios, faltando un promedio de 38 kilómetros de carrera.

Quedé con dos catrachos en la carretera y, aunque traté de apretar el paso mientras pasaba al frente en la persecución, el grupo que tomó delantera puso un ritmo fuerte en el plan hacia la carretera al Atlántico.  Ni modo, un pelotón de ciclistas hondureños que seguramente trabajaron fuerte para aumentar la ventaja y les funcionó.

El trabajo que pude hacer en la primera mitad de la carrera surtió efecto precisamente allí, pero la historia fué distinta en los primeros kilómetros del retorno.

De tres ciclisitas que formamos el “grupetto” perseguidor, quedamos dos a la mitad del trayecto hacia Entre Ríos, donde un kilómetro antes hay tres reventoncitos sabrosos que nos anunciaban el último ascenso a Puerto Barrios ya por la carretera al Atlántico.

Precisamente en el último repechito de esos, cuando me paré sobre los pedales para apretar el paso y tratar de dejar atrás al amigo hondureño que venía conmigo… mi llanta delantera topó el aro en el asfalto.  Ya iba prácticamente sin aire y hasta allí llegué en esta carrera.

Aún así, hasta el pinchazo, recorrí 59.69 de los 70 kilómetros de la carrera, pedaleando por 1:42:21 horas.

MI INSPIRACIÓN en esta carrera fué mi madre, dona Meches que me ha apoyado en todos estos años de ciclismo.

MI INSPIRACIÓN en esta carrera fué mi madre, dona Meches que me ha apoyado en todos estos años de ciclismo.

LA MEJOR EXPERIENCIA, A PESAR DEL PINCHAZO

Les comenté al principio de esta nota que este es el tercer año que asisto a esta Clásica Internacional de Ciclismo de Puerto Barrios y que en las primeras dos mi madre ha estado para apoyarme, llegando tiempo antes del banderazo de salida y ha esperado por horas hasta verme llegar a la meta.  A esto le agregamos que en cada ocasión tuve el gran apoyo de mi primo Manuel Maldonado Medina, que ha sido mi aguatero, mi porra y prácticamente mi psicólogo animándome desde un día antes de cada carrera.

Lo bueno de los primeros dos años fué que pude premiar su apoyo dándole como regalo verme pasar al podio a recibir mi trofeo.  De primer lugar en 2013 y de segundo lugar en 2014.

SIEMPRE PENDIENTE iba mi primo Manuel en todo el recorrido, abasteciéndome agua y fruta.

SIEMPRE PENDIENTE iba mi primo Manuel en todo el recorrido, abasteciéndome agua y fruta.

Para este año la emoción por compartir con ella era lo que me motivaba sobre todo.  A diferencia del pasado, mi primo Manuel consiguió un microbús en donde llevaríamos agua y fruta para abastecerme pero, principalmente, para que en este vehículo viajara mi madre compartiendo conmigo a lo largo de toda la carrera y ya no solo esperándome en la meta… llevaba mi inspiración allí cerca de mí en cada kilómetro!!

No puedo pedirle más a la vida… Dios me bendijo en esta ocasión.  Llegué con altas espectativas y soñando en grande con cruzar la meta en primer lugar, pero el ver las canas de mi madre allí, sentada dentro del microbus cada vez que me abastecían… realmente no tiene precio.

NO ME RINDO.  Será el próximo año, en 2016, cuando vuelva a intentarlo con la misma emoción y con la fe en Dios que pueda hacerlo con mi porra principal… con mi inspiración:  Mi Mamita allá en Puerto Barrios.

Hey amigos Alex Paredes y Marlon Marroquín… inscríbanme de una vez para el otro año por favor!!

Anuncios

Comentarios»

1. Marlon Renato Marroquin Cacheo - 2 agosto, 2015

mi amigo Robín Martínez, Oficialmente inscrito para la V Clásica Internacional de Puerto Barrios, esperamos con tu valioso aporte y apoyo hacer de este evento un acontecimiento nacional, Dios te bendiga hermano, esperamos vernos pronto


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Chapinografo

Fotos "cuscas" de mi Guatemala

Las Buenas Empresas de CGN

Buenas Empresas y Tecnología en Guatemala.

Hablo por Guate

Contar y comentar... para edificar una mejor Guate.

ROBIN MARTINEZ

Fotógrafo Profesional

CGN Buenas Noticias de Guatemala

Las Cosas Buenas de Guatemala

A %d blogueros les gusta esto: