jump to navigation

QUERÍA LLORAR…!! 5 febrero, 2014

Posted by ROBIN MARTINEZ in DOMINICALES MASTER, TOUR POR LA PAZ 2013.
trackback
Aquí me ven, emocionado y listo para la salida de la primera etapa del Tour por la Paz.

Aquí me ven, emocionado y listo para la salida de la primera etapa del Tour por la Paz.

EL TOUR POR LA PAZ 2014 YA ES HISTORIA, PERO QUÉ HISTORIA!! UNA DE LAS QUE QUISIERA UNO NO RECORDAR… PERO HAY QUE HABLAR DE ELLA

Uno con tantas emoción esperando una carrera por etapas para ver los resultados personales del entrenamiento (poco o mucho, como sea) pero con espectativas de lo que pudiera rendir, aún sintiéndome en condiciones muy positivas para enfrentar el reto de los ciclistas que sabía que correrían en este segundo Tour por la Paz… y las cosas me vienen a salir de cabeza.

Mi dorsal para el Tour, el 206, que recordaré por ser el Tour de los tres pinchazos.

Mi dorsal para el Tour, el 206, que recordaré por ser el Tour de los tres pinchazos.

Y es que cuando digo que me sentía física y emocionalmente muy bien para completar la carrera, es que de verdad era así, y lo iba viviendo durante la primera etapa que recorrió la ruta a Taxisco, cuando me ubicaba muy bien en el pelotón… atrás de los ciclistas del Delux- Optical/Trek y de los Hino que eran los que más se cuidaban entre ellos.  Yo por mi parte y corriendo como individual tenía que ser discreto y no dejarme llevar por ninguna emoción como para arrancarle al grupo en un fantasioso intento de fuga de aquellos que nunca me rinden ante gente poderosa como ellos.

Pues así iba yo, rodando y pedaleando fuerte y sin problemas, con toda la hidratación bien administrada y con abastecimiento suficiente para el regreso a la meta que sabía iba a ser más fuerte.  De verdad que me sentía con el 100% de las fuerzas para terminar la etapa, hasta que llegamos al retorno en el kilómetro 92…

Recorríamos aproximadamente un kilómetro ya de regreso a Escuintla, cuando dentro del grupo no ví un bache en el asfalto y mis dos ruedas pasaron golpeando la orilla del agujero y la rueda trasera pagó las consecuencias.  La única asistencia que llegó, fué la unidad de Trek que acompañaba al pelotón de los círculos Promocional y Blanco, que salieron unos minutos después del círculo Oro, que es en el que yo corría.

EL DRAMA DEL SEGUNDO DÍA

En la línea de salida de la segunda etapa, aquí me ven, soy el tercero desde la derecha. Foto: Trek de Guate/Facebook

En la línea de salida de la segunda etapa, aquí me ven, soy el tercero desde la derecha.
Foto: Trek de Guate/Facebook

Por la situación como sucedió todo en la primera etapa, los comisarios me dieron la oportunidad de tomar salida en la segunda etapa, pero con el tiempo correspodiente al último lugar de la general de mi círculo.  Y yo, queriendo terminar la carrera y con ganas de pedalear… acepté y le entré al otro día con las mismas ganas, aunque en la posición 15 a 8:43 minutos del líder Julio Montenegro (Deluxe-Optical/Trek).

Aquí la emoción me duró menos tiempo.  A 14 minutos del banderazo de salida de la segunda etapa, un pinchazo en la rueda delantera me obligó a salir con mucho cuidado del pelotón.  Como iba en la primera parte del grupo, pues prácticamente todos pudieron darse cuenta de lo que me sucedió y allí atrasito venía mi amigo Erick Hernández, quien solo alcanzó a decirme que atrás en su carro tenía aros, que hiciera mi cambio; ya con esa indicación, pude esperar un minuto y la asistencia llegó, cambié la rueda y seguí mi camino.

Aún con todo esto, cualquier carrera que se venga, la recibo con la misma emoción de siempre.  Dios sabe lo que permite y lo que no permite, a El será siempre la gloria.

Aún con todo esto, cualquier carrera que se venga, la recibo con la misma emoción de siempre. Dios sabe lo que permite y lo que no permite, a El será siempre la gloria.

Antes de este pinchazo, nuevamente mi posición en el grupo era buenísima,con un paso fuerte que nos llevaba a un promedio de 50 kilómetros por hora y con una mentalidad más que positiva para soportar el ritmo y llegar a la subida de Sarita para recortar buen tiempo y con el propósito de subir -al menos- a la mitad de la tabla en la general.  Cuando retomé el pedaleo, mi mente volvió a la realidad y me sentí solo en la carretera, pensando que si el grupo rodaba a un promedio de 50 por hora… todo allí estaba escrito para mí.

No sabía si pedalear, mi plan se vino al piso, emocionalmente me derrumbé y así como lo expreso… tenía ganas de llorar!!

Recorrí así como diez minutos, pero luego pensé que un día mis nietos leerían las líneas que escribiría de esta carrera y decidí que ellos no leerían que abandoné en el momento más difícil cuando aún tenía bicicleta conmigo.  Lo que se empieza se termina.

Así que me reacomodé en el sillín y me decidí a enfrentar los 60 kilómetros (aprox.) de carrera que me faltaban y así le dí hasta el retorno, y luego hacia la autopista Palín-Escuintla para subir a la meta.

Justo al subir al puente que conecta la carretera de Masagua con la autopista, mi odómetro marcó 2 horas de carrera; ignoré ese dato para mantener la mentalidad que llevaba, aunque el trabajo individual de tantos kilómetros ya me tenía muy gastado, pero confiaba en que Dios -como otras veces- me diera más fuerzas en terreno inclinado y aunque no recuperara tiempo… mi condición física estaría mejor.

Según los planes, la próxima carrera por etapas de este año será la Vuelta Master en abril.  Allí estaré si Dios me lo permite.

Según los planes, la próxima carrera por etapas de este año será la Vuelta Master en abril. Allí estaré si Dios me lo permite.

Una vez en el asfalto de la autopista, pasé bajo el primer puente justo donde inicia la cuesta hacia Sarita… la bicicleta me empezó a vibrar desde la rueda trasera.  Era esa llanta la que ahora estaba hasta el piso… había pinchado nuevamente y solo me faltaban seis kilómetros para la meta.

Solo paré y me quedé allí parado, respirando profundo y entregándole a Dios el mejor esfuerzo que, hasta allí, había hecho para terminar esa jornada.  Allí, casi para cerrar, cansado y gastado pero ya sin opción para retomar el camino… sí me tocó decir “hasta aquí llegué”.

Mis nietos ahora podrán decir, luego de leer esta nota, que pedaleé y sufrí en solitario por más de cincuenta kilómetros, pero con la mentalidad de llegar a la meta.  Llegué hasta donde tuve bicicleta para pedalear y más de allí las cosas ya no eran posibles… siento en mi corazón que cumplí como ciclista; a mis amigos del pelotón y a mis otros amigos que esperan lo que escribo para saber cómo me va en cada carrera.  Hoy puedo contarles que, aunque las cosas parecieran darme la espalda, me levanté y tomé de nuevo el camino y dí más allá de lo mejor que pude y debía dar.

No me siento culpable de lo que alcancé a hacer.  Me sentiría así si hubiera tomado la decisión de bajarme de la bicicleta muchos kilómetros antes, cuando aún tenía las dos ruedas en condiciones de rodar.

Mis nietos (para cuando existan)… su abuelo cumplió otra vez!!!

Anuncios

Comentarios»

1. Edwin Samayoa - 5 febrero, 2014

Hola Robin siempre un gusto de leer tu articulo ,siento mucho lo que te paso en esta clasica ,yo se que todo el esfuerzo realisado en los entrenamientos el premio a tanto esfuerzo es cuando uno clusa la meta final de cada etapa ,pero recordate que muchas ocaciones no crusamos la meta no por que no tenemos buena preparacion si no por obstaculos que no estan en nuestras manos,solo quiero comentarte una experiencia personal en una ocacion en un circuito en la U tube un pinchazo levanto mi mano ,me resago del peloton empieso a maltratar mi bicicleta al mismo tiempo levanto la mirada para ver donde fuera con mis companeros cuando al momento un grupo de personas se les crusa al peloton y veo volar a muchos de mis amigos ,lo que quiero decirte que si no hubiera pinchado pude ver salido herido como muchos de mis amigos ,Dios sabe por que pasan las cosas ,creo que tenes muchas competencias en tu camino donde crusaras la meta con los brazos abiertos ,saludos desde New Jersey


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Chapinografo

Fotos "cuscas" de mi Guatemala

Las Buenas Empresas de CGN

Buenas Empresas y Tecnología en Guatemala.

Hablo por Guate

Contar y comentar... para edificar una mejor Guate.

ROBIN MARTINEZ

Fotógrafo Profesional

CGN Buenas Noticias de Guatemala

Las Cosas Buenas de Guatemala

A %d blogueros les gusta esto: