jump to navigation

CAMPEONATO NACIONAL… UN RETO PERSONAL 30 septiembre, 2013

Posted by ROBIN MARTINEZ in OTRAS COMPETENCIAS.
trackback

LO INTENTÉ EN MI CATEGORÍA Y PINCHÉ… ASÍ QUE PROBÉ LA REVANCHA EN EL CÍRCULO AZUL Y AUNQUE LA PRUEBA FUÉ MÁS DURA… LA HICE!!

Para mí fué una victoria.  Tenía todo en contra: Lo físico, la bicicleta... pero Dios proveyó y logré cruzar la meta del Campeonato Nacional del círculo Azul de Asomaster... mi revancha por el pinchazo de hace una semana.

Para mí fué una victoria. Tenía todo en contra: Lo físico, la bicicleta… pero Dios proveyó y logré cruzar la meta del Campeonato Nacional del círculo Azul de Asomaster… mi revancha por el pinchazo de hace una semana.

La frustración de no completar mi participación en el Campeonato Nacional Master del círculo Oro, me hizo tomar la decisión de participar con los “un poquito” más jóvenes del círculo Azul, que disputarían su título una semana después.

Previo a la salida, en la ruta hacia Taxisco.

Previo a la salida, en la ruta hacia Taxisco.

Así es… yo participé en mi categoría el pasado domingo 22 de septiembre, y el 29 me involucré en el Campeonato Azul, claro que no fuí el único.  Muchos de los Oros probamos la suerte (por llamarlo de alguna manera) pero tenía muchas cosas en contra.

Estar entre esa lista de ciclistas de respeto, soportar la presión que se impuso a lo largo de la carrera y decir que estuve en un pelotón lleno de gente poderosa en el ciclismo… y aún así lograr un puesto 19, entre Oros y Azules… para mí es una satisfacción grandísima.

Fué todo un reto, porque si el campeonato de los Oros era difícil, al nivel del Azul se le sumaba mayor cantidad de ciclistas y de mayor nivel pero no puedo ocultar mi gran emoción de haber participado en un Campeonato Nacional donde me tocó medir fuerzas con gente importante del ciclismo master de Guatemala y, aunque no logré mi sueño de ser uno de los diez mejores… terminar la prueba en la posición 19, realmente me tiene felíz y agradecido con Dios.

RETORNando en el kilómetro noventa, voy con el grupo ya en busca de los cinco fugados.  Aquí me ven en el extremo izquierdo de la foto.

RETORNando en el kilómetro noventa, voy con el grupo ya en busca de los cinco fugados. Aquí me ven en el extremo izquierdo de la foto.

ASÍ ESTUVO LA COMPETENCIA

El arranque fué rápido y todo el equipo Hino se pudo a la punta para controlar la carrera.  Durante los primeros diez o quince minutos el paso fué apurado, pero luego llegó la calma al pelotón, que no tuvo mayor movimiento.

RODEADO DE BUENOS en el pelotón, adelante de mí, con maylot azul, va William Solórzano; a mi izquierda, con casco rojo, Rubén Saj y atrás de él, con maylot amarillo y más cerca a la cámara,viene Federico Lechuga durante el paso hacia la autopista ya en busca de Sarita.

RODEADO DE BUENOS en el pelotón, adelante de mí, con maylot azul, va William Solórzano; a mi izquierda, con casco rojo, Rubén Saj y atrás de él, con maylot amarillo y más cerca a la cámara,viene Federico Lechuga durante el paso hacia la autopista ya en busca de Sarita.

Cuando llevaríamos unos quince kilómetros de carrera, se vino el ataque que fructificaría en una fuga de Julio Illescas y Fermín Méndez del equipo Optical Center, junto a Juan Pablo Gularte y Francis Bruderer del equipo Hino y se agregó a ellos Brígido Lechuga que se fueron aproximadamente desde el kilómetro 80 de carretera y solo los vimos ya casi llegando al retorno en la carretera a Taxisco.

Con ellos adelante, el pelotón hizo su propia historia.  A pesar que los equipos fuertes, como el Optical Center y el Hino hacía su estrategia para que sus enviados a la punta mantuvieran o ampliaran su ventaja buscando el título, yo estaba obligado a trabajar duro para permanecer allí, dentro del pelotón que jaló tan fuerte, que durante el retorno a Escuintla llegamos a pedalear aún 40 kilómetros por hora.

Fácil no estuvo.  Atacaba de un equipo y de otro, solo era cosa de soportar.  Al llegar al retorno en el km. 90, yo iba ubicado en la primera parte del pelotón y solo teníamos de referencia que un par de minutos antes, vimos pasar ya de regreso a los fugados que, para entonces, nos llevaban cuatro minutos de ventaja.

Con ese dato recibido mientras dábamos el giro sobre la carretera, los arranques fueron más fuertes que en la ida.  Hubo poco tiempo de descanso cuando los principales -o más interesados- bajaban el ritmo de carrera y yo no tenía el mínimo interés en gastar mis fuerzas en intentos de fuga o de jalar al pelotón.

Eso sí, hubo un bache en la ida y pasé las ruedas de tal forma, que pensé que había estallado uno de los dos tubos, pero bendito Dios no fué así.  Lamentablemente para el ciclista que venía detrás mío la cosa no fué tan favorable y en cosa de segundos estaba fuera de la carrera… solo escuché cuando el aire buscaba salida de su llanta.

Haciendo la historia más corta, llegamos de vuelta al peaje donde casi se empalma la carretera a Taxisco con la autopista.  Yo seguía en el primer tercio del pelotón y sabía que en repecho habría un arranque para tomar ya el plan hacia la autopista.  Cosa rara… soporté el paso de los Hino, que iban en punta de grupo, y así juntos entramos a la autopista que nos dirigiría hacia el ascenso a restaurante Sarita.

SE QUEDÓ EL FAVORITO

EL ÚLTIMO TRAMO CON EL PELOTÓN cuando buscábamos ingresar a la autopista.  Aquí vamos terminando la carretera a Taxisco, un minuto antes del pinchazo de Cirici.  Yo estoy a la izquierda de la foto.

EL ÚLTIMO TRAMO CON EL PELOTÓN cuando buscábamos ingresar a la autopista. Aquí vamos terminando la carretera a Taxisco, un minuto antes del pinchazo de Cirici. Yo estoy a la izquierda de la foto.

Justo íbamos en el tramo entre la ruta a Taxisco y la autopista Palín-Escuintla, cuando nos estremeció una aguda explosión entre el grupo.  Es de esos momentos que cuando sabemos que una llanta se reventó y de inmediato todos ven hacia sus ruedas y las del vecino.  Yo rápidamente noté que a mi derecha estaba la llanta reventada… era la bicicleta de Julio Cirici, la carta mayor del equipo Hino que, hasta antes de la fuga, figuraba como el favorito para ganar en esta jornada.

“Dénle tranquilos…!!” les dijo Cirici a sus compañeros de equipo cuando se volvió un enjambre alborotado de ciclistas… ellos sin saber quién lo esperaba para traerlo de vuelta al pelotón, y otros para sacar leña de este árbol caído. Triste, pero así es el ciclismo… creo que sucede en cualquier parte del mundo.

Dejando este corto capítulo atrás, me concentré en la ubicación que yo aún llevaba en el pelotón ya justo para pasar bajo el puente de la entrada a Escuintla; se trataba de alcanzar la rueda de los primeros en acelerar cuando Cirici se quedó y allí empezó el desgrane de la mazorca.  Más parecía que los hasta allí más fuertes del grupo pensaban que, si no aprovechaban esa ventaja mientras Cirici se recuperaba, serían segundos -o minutos- valiosos para cambiar la historia y así todos tuvimos que dar todo para no dejarnos de nadie ya pedaleando hacia arriba en la tendida hacia Sarita con tan buen paso, que llevaba 52 en la multiplicadora, cosa que solo logré durante la Vuelta de este año.

Ya desperdigados, traté de controlar las emociones y mantener un ritmo de pedaleo parejo, un ritmo que pudiera mantener durante los cuatro kilómetros a Sarita y gracias a Dios me funcionó.  Poco a poco fuí recuperando posiciones y pasé a algunos ciclistas… creo que unos cinco en ese tramo.  Allí nos juntamos con Santos Gálvez y Federico Lechuga y juntos salimos hasta el puente para bajara la carretera que nos haría subir al autódromo ya para buscar la meta final.

Con el primer repecho enfrente, logré pasarlo aún emplatonado; al lograr pasar esa primera loma ya pasé a 42 porque no quería tampoco perder las fuerzas que hasta allí me quedaban.  Todavía con la compañía de Federico y Santos, la cuesta se hizo más empinada y el primero en quedarse fué Federico Lechuga… no sé en qué momento fué eso, porque yo casi no volteaba a ver hacia atrás; por ratos la bicicleta de Santos Galvez se ponía un poco a mi derecha, hasta que logramos alcanzar a un ciclista del equipo Hino… se trataba de Wilfrido Chapas.

Juntos mantuvimos por cosa de unos tres minutos y Chapas bajó el paso por un momento, quedándose unos diez metros atrás de nosotros, pero pronto se recuperó en un pequeño descenso y pasó a puntear nuestro grupito, con Gálvez a su rueda; yo me gasté un poco y perdí unos metros que ya no pude recuperar.

Un par de kilómetros más adelante, Santos dejó a Chapas y me concentré en el ciclista del Hino, me dí cuenta que poco a poco la distancia entre él y yo era menos, pero pronto llegamos a la curva de la meta final… me faltarían unos cincuenta metros para toparlo… hice todo lo mejor que pude.

Al final de cuentas, Santos Galvez ingresó poco menos de un minuto antes que yo, y Chapas que al final de cuentas solo logró sacarme 31 segundos.

Yo tuve mi batalla también en este Campeonato… la montaña me costó y no me dejé vencer tan fácil.

Y PORQUÉ TANTA EMOCIÓN CON EL AZUL?

Tuve que hacer mi propia estrategia para entrarle a este nuevo Campeonato Nacional, porque iba contra gente unos años más joven que yo, con los equipos Hino y Optical Center con prácticamente toda su gente (que es fuerte y bien preparada) y que tanía como jefe de filas a Julio Cirici (Hino) y que se coronó hace una semana como Campeón Nacional del círculo Oro y a quienes compartieron el podio con él como Brígido Lechuga y Sergio Contreras y, para ponerle más sabor al caldo, la participación de Francis Bruderer (Hino) que recientemente participó en la Vuelta Master a Colombia, y Fermín Méndez, el más reciente chapín ganador de Vuelta a Guatemala… en fín, una lista de ciclistas en equipo e individuales y todos grandes ciclistas… que haría de éste, el campeonato del círculo Azul, una prueba más difícil y más dura, a pesar de ser el mismo recorrido y distancia que cuando corrimos el círculo Oro.

Claro, con esto no estoy desmereciendo la calidad de mis grandes amigos -y rivales en las dominicales- con quienes siempre nos mantenemos dándonos “a tacos” al disputar cada competencia.  Son excelentemente buenos y todos… entiéndase que todos son una escuela para mí, para ser mejor ciclista.

No quiero sonar a casaquero, pero de verdad que esta experiencia con los Azules me dejó tanta satisfacción como la Vuelta Master 2013, cuando competí junto a ciclistas de la talla de Luis Montes Montalvo de Puerto Rico, y con el ecuatoriano Juan Carlos Bosmediano que, unos meses después de competir con nosotros en Guatemala, se convirtió en Sub Campeón Juegos Mundiales Master realizados en Italia.

Creo que con experiencias así, puedo decir que el 2013 ha sido un gran año para mí.  El roce deportivo ha sido mejor, carreras más exigentes y -sobre todo- responder mejor que en mis primeros dos años como ciclista Master.

GRACIAS POR LA BICICLETA

Fué parte de mi plan para este campeonato.  Por mi poca preparación, por una u otra razón, que no logré entrenarme como era debido, sabía que si no buscaba cómo compensar mi falta de nivel, podía quedar mal en la carretera.

Pensando más en rendir más en la montaña, por el cierre de la carrera, pensé mejor en cambio de bicicleta, pues con el peso de la mía y la relación que uso, no tenía muchos puntos a mi favor para el cierre en subida.

Así que busqué apoyo con mi amigo Erick Hernández que siempre dispuesto con su apoyo, me prestó su bicicleta Ridley, que usé para la Vuelta Master en marzo de 2013 y créanme… que sí pude rendir mejor en esa nave que siendo más liviana, con cambios al timón y el plato 39… todo fué mejor para un buen papel en el Campeonato!!  Realmente con mi bicicleta de plato 42 y con los cambios en el marco, la historia hubiera sido distinta.  Gracias Erick!!

Y CRUCÉ LA META en la posición 19 parando el cronómetro en 2 horas, 14 minutos y 11 segundos, con una diferencia de 12:50 minutos en relación al Campeón Nacional 2013, Brígido Lechuga que cronometró 2:01:21 horas.

Con todo orgullo, aquí está la clasificación general del Campeonato Nacional del círculo Azul... yo en la casilla 19.

Con todo orgullo, aquí está la clasificación general del Campeonato Nacional del círculo Azul… yo en la casilla 19.

Y casi casi, que esta es talvéz mi última publicación como directivo de Asomaster, ya que en noviembre de 2013 entregamos, junto a Mauro Rodríguez, la Directiva de la liga, pues en las recientes elecciones se eligió a Efraín Ortigoza para digirir a los Master en el año 2014.

Yo solo dejo la vicepresidencia de Asomaster, pero no el ciclismo… aquí tengo para disfrutar la vida por muchos años más, así como me disfruté este Campeonato Nacional del Círculo Azul.

Bendiciones a todos…!!!

Anuncios

Comentarios»

1. Mariana - 21 octubre, 2013

Buenas tardes amig@s,

escribimos de El Pedal. Historias & Noticias de Ciclismo (elpedalnoticias.com), una página nueva y bastante humilde, aunque hecha a puro pulmón. Somos lectores de tu web desde hace ya un tiempo y nos gustaría poder tener un enlace de ella en nuestro apartado “Links ciclistas”. Agradecemos nos informen si os interesa. Nuestro correo es elpedalnoticias@gmail.com

Desde ya, saludos cordiales y muchas gracias,
Administración El Pedal.
Marian,

ROBIN MARTINEZ - 13 octubre, 2016

Aprobado compañero… será un honor compartir información con tus lectores. Gracias por tomarme en cuenta y por fijarte en mi trabajo.
Compartime por favor los enlaces, estoy a tus ordenes. Un fuerte abrazo desde Guatemala.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Chapinografo

Fotos "cuscas" de mi Guatemala

Las Buenas Empresas de CGN

Buenas Empresas y Tecnología en Guatemala.

Hablo por Guate

Contar y comentar... para edificar una mejor Guate.

ROBIN MARTINEZ

Fotógrafo Profesional

CGN Buenas Noticias de Guatemala

Las Cosas Buenas de Guatemala

A %d blogueros les gusta esto: