jump to navigation

LA META ERA ESQUIPULAS… Y LLEGUÉ A LA META 28 enero, 2012

Posted by ROBIN MARTINEZ in DOMINICALES MASTER.
trackback

HOY, HACE UNA SEMANA, LOGRÉ PARTICIPAR POR PRIMERA VEZ EN LA TRADICIONAL TRAVESÍA A ESQUIPULAS… UNA DE LAS METAS MÁS DIFÍCILES QUE HABÍA QUE ALCANZAR CON MUCHO ESFUERZO Y GRACIAS A DIOS SE LOGRÓ.

LLEGANDO A QUEZALTEPEQUE, 30 kilómetros antes de Esquipulas. Fotografía: esquipulas.com.gt

Desde que empecé en el ciclismo en 1984, mis amigos siempre me invitaban a ir con ellos a Esquipulas, y me parecía atrevido e interesante, pero nunca pude acompañarlos.

Hoy, en la edición 40 de la travesía, y con 42 años de edad, tomé salida desde el Rancho hacia Esquipulas sin saber realmente lo que me esperaba en este nuevo camino… nunca había pedaleado hacia este lado del país, y fué una experiencia memoriable.

Además de conocer territorios, un clima caliente y seco, carretera más riesgosa y un alto kilometraje que culminaría con una tormentosa cuesta de 20 kilómetros… quiero compartirles que llegar a Esquipulas fué un premio al esfuerzo que todos los ciclistas hicimos para llegar como había que llegar:  PEDALEANDO.

Justo entrando la caravana a Esquipulas, junto a Mauro Rodríguez. Foto cortesía de Byron "el Ratón" Arriola.

Si les digo que no paré, sería una gran mentira.  Sí, paré cuatro veces a tomar agua, comprar una gaseosa y a relajar mi espalda.  No es fácil darle decorrido a 142 kilómetros sin parar… y menos sin entreno.  Una insolación casi segura, la deshidratación acelerada, el cansancio y los calambres, dominan a cualquiera.

Llevaba por momentos calambres en ambas piernas al mismo tiempo, justo sobre las rodillas, y no podía dejar de pedalear porque el dolor era insoportable.

TRES VECES DIJE “NO…  GRACIAS”

A esto se sumó un dolor en la parte alta de la espalda que me paralizaba los hombros y el cuello, me hizo parar en alguna sombra para relajarme y pensar dos veces si seguía.  Incluso, en dos ocasiones recibi propuestas para subirme a un carro y avanzar un tramo del recorrido, pero aceptarlas habría ido contra el propósito de esta travesía.

Debía ser honesto conmigo mismo y como ciclista no podía hacer esto, a menos que se tratara de una lesión o un problema mecánico.

La tercera vez que dije que NO, fué a mí mismo.  Mientras subía la última cuesta hacia la cumbre de Esquipulas, ya con 110 kilómetros sobre mi espalda, ya me estaba quebrantando… pero no podría hoy escribirles estas letras si me bajo de la bicicleta en la ruta.

Hoy orgullosamente comparto mi satisfacción de haber llegado a Esquipulas pedaleando mi bicicleta.  Cansado, deshidratado y acalambrado, pero así son los retos en la vida.

YO NO PODÍA SOLO

Y lo más grande de todo, es contarles que las fuerzas realmente me llegaron del cielo.  Primero, porque mientras subía los veinte kilómetros hacia la cumbre de Esquipulas, combinaba mi respiración con una conversación con Dios, pidiéndole fuerzas para llegar a donde me había propuesto… y Dios respondió.  Me hizo ir pedalazo a pedalazo, uno a la vez, así como se construye una casa, ladrillo por ladrillo.

Hora por hora… nueve horas de camino para los 142 kilómetros.

Por haber llegado, y por llegar bien, le doy la honra y la Gloria a El, porque fué fiel y no me abandonó en este duro camino… porque fué duro para mí.

Quiero agradecer públicamente a los amigos acompañantes del equipo de ciclismo Elite de Esquiplas, porque me abastecieron de agua en un punto después de Chiquimula.

A la familia de mi amigo Catarino Juárez, que también me diero hidratación en tres puntos críticos antes de llegar a Quezaltepeque, también a una señora que no conozco, pero que viajaba con su familia en una panel blanca… ella me bendijo con alimento y bebida allí en Quezaltepeque y me regaló dos bolsas con agua y dos con fruta para el último tramo del recorrido.

Sumado a esto, el ánimo que cada ciclista que me alcanzaba en el camino.  No es casualidad… así es una travesía a Esquipulas, porque cada uno de ellos al pasar me decían “animo amigo… dale, ya falta poco…!!”

La foto del recuerdo, junto a mis amigos de viaje y otros más... (yo estoy a la izquierda, con playera blanca).

Conocí más de Guatemala, conocí más de mí mismo, conocí mucha gente buena… conocí más a Dios.

Gracias a mis amigos que compartieron conmigo esta experiencia, me refiero a Mauro Rodríguez, Gaveta, Tambito, Güicho y el Abuelo, porque este viaje fué inolvidable y una gran experiencia ciclística.

No hace falta ser experto para alcanzar una meta.  Solo necesitás un propósito que te motive a sacrificar poco o mucho, pero para dar algo de vos y no darte por vencido.  Así como Dios me dió las fuerzas para llegar, te las puede dar a vos y muchas más.

Nos vemos el próximo año, con la meta de hacer el recorrido en 8 horas 30 minutos.

No importa el esfuerzo, ni el dolor, ni el cansancio… pero tampoco hay premio más grande de la satisfacción de poder decir que llegaste…!!

Anuncios

Comentarios»

1. Angélica Méndez - 9 febrero, 2012

Hola Robin, soy angélica la periodista que trabajó en elperiódico zona 13, la verdad me llevé una sorpresota al ver tu página, me sorprendiste nunca habías comentado que eras ciclista y tu sabes que yo todo el tiempo he hecho deporte, que guardadito te lo tenías después de tantos años y me da mucho gusto que hayas alcanzado tus metas y que faltan por alcanzar, felicitaciones amigo querido.

a dónde te puedo llamar necesito platicar contigo.
angelica mendez

2. Oscar Fajardo Gil - 14 febrero, 2012

Me gusta como escribe porque lo hace vivencial y eso le agrega mucho valor a lo que dice. Hasta se me está ocurriiendo que me gustaría incluirlo en una batería de expositores o conferencistas para una actividad que estoy planificando para abril. Muy bien Robin, de corazón le digo, muy bien!!!

ROBIN MARTINEZ - 15 febrero, 2012

Que honor don Oscar… será un placer.
Me tiene a la disposición cuando de aportar para otros se trate, porque buscamos un mejor ciclismo.

Saludos y un fuerte abrazo.

3. Oscar Augusto Lobos González - 9 enero, 2013

Tengo 57 años y corro casi cada 8 días de Chimaltenango a Mixco retornando por La Antigua: 82 Kms. aparte corro aún a maraton los 42 kms. Tengo una bicicleta montañesa de 18 velocidades y una urbana de 21. com ambos corro los domingos a Mixco. Pregunto, obligadamente hay que utilizar cicle de Ruta para participar en la ida a Esquipulas o me permitirán con la urbana. en Caso afirmativo, ¿cuánto hay que pagar por el derecho de participación?. Favor respondanme a: oslobito@gmail.com Gracias.
OSCAR AUGUSTO LOBOS GONZALEZ

ROBIN MARTINEZ - 10 enero, 2013

Estimado don Oscar, antes de cualquier cosa quiero agradecerle su comunicación.
Quiero comentarle que no hay reglas para el uso de una bicicleta montañesa en ruta, como en el caso de la travesía a Esquipulas… pero definitivamente sería más recomendable el uso de una bicicleta de ruta por puntos tan importantes como la distancia, pues si usted iniciara aún desde El Rancho, tiene 140 kilómetros por recorrer.
Definitivamente una montañesa tiene en contra el factor peso. Una bicicleta de ruta pesa mucho menos y éste aspecto es importantísimo para sortear las cuestas que hay en el camino a Esquipulas. Otro punto a tomar en cuenta es la relaclión piñón-multiplicadora, porque la montañesa puede darle un pedaleo muchísimo más suave, pero su rendimiento en relación al desarrollo por vuelta de la biela le hará trabajar demasiado y avanzar muy poco.
Personalmente le recomiendo una bicicleta de ruta..
En cuanto al costo, varias tiendas de bicicletas están organizandose para la travesía a Esquipulas. Regularmente no tiene costo la participación, pero dependiendo de lo que el organizador ofrezca, podría tener un pago simbólico hacer el viaje con ellos, pues brindan ayuda de vehículo de acompañamiento, abastecimiento y traslado de vuelta a la capital. Además algunos le dan un maylot conmemorativo como recuerdo de la travesía, pero como le digo, depende de cada tienda que organiza su grupo.
Puede consultar en Bicimanía; Donde Jose y Bike Center para más detalles.
Saludos cordiales… y mi mas sincera felicitación por practicar el ciclismo.

Atentamente,

Robin Martínez


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Chapinografo

Fotos "cuscas" de mi Guatemala

Las Buenas Empresas de CGN

Buenas Empresas y Tecnología en Guatemala.

Hablo por Guate

Contar y comentar... para edificar una mejor Guate.

ROBIN MARTINEZ

Fotógrafo Profesional

CGN Buenas Noticias de Guatemala

Las Cosas Buenas de Guatemala

A %d blogueros les gusta esto: