jump to navigation

LA CARRETERA A TAXISCO TIENE ALGO EN CONTRA MÍA… Y NO SÉ QUÉ ES!! 11 julio, 2011

Posted by ROBIN MARTINEZ in DOMINICALES MASTER.
trackback

CUANDO ABRÍ ESTE BLOG, LO HICE DISPUESTO A COMPARTIR LO BUENO Y LO MALO DE MI PROCESO CICLÍSTICO.  HOY, POR PRIMERA VEZ, DEBO CONFESAR QUE A 4 KILÓMETROS DE LA META, TUVE QUE RETIRARME DE COMPETENCIA.

Lo único que puedo decirles, es que no fué por haberme rezagado.  Esto me ha pasado muchas veces y nunca ha sido motivo para retirarme de una competencia;  no por cansancio… no.

A 4 kilómetros de la meta, decidí no seguir, y me retiré al pasar frente a Super 24. El pie izquierdo ya no lo soportaba y venía con dolor desde hacía varios kilómetros atrás.

Ayer en la dominical, llegaba con la mentalidad de superar el reto de correr en esta ruta que me mantiene el misterio de ser una ruta difícil para mí en varios aspectos.

Aún así, cuando llegué al punto de salida, el reto fué doble cuando entre la bonita asistencia de ciclistas, pude notar que nuevamente competirían corredores tan buenos como  Victor Manuel Castañeda, Federico Lechuga y Carlos Monroy, que muchas veces le han impuesto velocidad a las dominicales, siendo protagonistas en las metas de llegada.

Pero bueno… yo igual no me rajo y tomé la salida con ellos.  El inicio de la carrera hacia Taxisco fué tranquilo, pero a la mitad del recorrido en la ida, el paso se fué poniendo cada vez más fuerte.

Cuando faltaban aproximadamente tres kilómetros para el retorno en el kilómetro 98, hubo un intento de fuga que movilizó a todo el pelotón a un paso más que impresionante.  Nadie bajaba el paso y todos íbamos parados sobre los pedales en un esprinteo sin final que convirtió al pelotón en una larga fila india que con el pasar de los segundos, iba mermando las fuerzas de varios ciclistas, incluído yo.

Y ME CONOCIÓ EN MEDIO DE MI PENA…

Cuando iba en persecucion del grupo, un ciclista del círculo Promocional, me alcanzó e intercambiamos comentarios mientras avanzábamos.  Incluso por momentos trabajábamos para avanzar más cómodamente, cuando me dijo:  “Vos sos Robin… el de el blog…?”  je je je ej … debo ser honesto que es un honor que te reconozcan aún en un momento difícil dentro del deporte que amás y del que tanto escribís;  que te idenifiquen aún cuando no estás pasando un mal momento sobre el asfalto, me sentí -como decimos en buen chapín- algo asareado, pero así le respondí “sí… soy yo, verdad que me parezco…?!!!”.

Cuando le pregunté su nombre, recuerdo que me dijo Julio Rodas (espero estar en lo correcto, porque hasta el número no lo tengo seguro, pero finalizaba en 35…) y me felicitó por las publicaciones que aquí hago, me dijo que le gustan.  De paso, gracias por tus buenos comentarios si lees estas líneas!!!…

Volviendo al tema de la carrera, cuando llegué al punto de retorno, Julio -si es que así se llama este amigo- se adelantó unos metros debido a una fila de carros y un furgón que estorbaban el paso en la carretera, frente al punto de retorno.  Allí perdí unos cinco segundos y “tres len de impulso” que motivaron que mi amigo lector se adelantara unos buenos metros cada vez, hasta que me quedé solito nuevamente… en la carretera a Taxisco.

Lo que pensé en los primeros kilómetros del retorno, fué “bueno… otra vez solito, llegó la hora de marcar mi propio paso”.  Así me vine tratando de descontar los kilómetros que me faltaban para llegar a la meta en Sarita.  Me hidraté, comí una galleta y media.  Digo una y media, porque la primera galleta se me cayó de la mano por la vibración de la bicicleta al comer mientras pedaleaba…

Bebiendo mi suerito y comiendo un banano, no me quedé tan desamparado y trabajé fuerte y a consciencia para seguir dignamente en solitario, dispuesto a cruzar la meta como siempre.

Cuando iba por el kilómetro 80 de la ruta, sentí cómo poco a poco el pie izquierdo se me iba adormeciendo… por ratos no lo sentía.  Como el paso que llevaba era parejo y no tenía la presión de una escalada, dispuse aflojar un poco el cincho de la canasta del pedal, pensando que lo traía muy apretado y me dificultaba la circulación hacia el pie.

No hubo cambio realmente.  Mi pie seguía insensible tras varios kilómetros, y esa sensación cambió poco a poco por dolor en la parte externa de la planta del pie, justo donde descansa sobre el pedal, allí donde va a parar tu peso y tu fuerza al pedalear.

Trataba de mover el pie, como para reacomodarlo sobre el pedal, pero no podía… obviamente porque iba con la plaqueta sujetado al pedal y allí no se podía hacer nada.  Más adelante, unos 5 kilómetros antes de llegar a la báscula, sentía el pie izquierdo como si tuviera un callo en el lado izquierdo, presionado entre mi peso y la dureza del pedal… era como si pedaleara descalzo.

Realmente no sentía comodidad y el dolor se fué acrecentando.  Ya no podía echar mayor fuerza sobre ese pie y menos concentrarme en lo que iba haciendo… perdí la paz cuando hacía cuentas de los kilómetros que faltaban… no fué como hace una semana subiendo Santa Elena Barillas, que en el último kilómetro sufrí de calambres justo en la pierna izquierda y preferí terminar ese kilómetro hasta la meta… pero era solo un kilómetro soportando el dolor.

No tenía idea de lo que pasaba, sino hasta que me retiré de la carrera y ví mis zapatos. El agua de la jornada provocó el desprendimiento de las suelas de mis zapatos; aquí ven mi zapato izquierdo.

Pero en el caso de mi pie en la ruta de Taxisco, la cosa fué otra.  Realmente no lo aguanté y al iniciar la autopista de Puerto Quetzal, donde buscaría la de Palín, tomé la decisión de abandonar la carrera.

Mi pie no podía más… y me quité los sapatos… con la suela casi desprendida… los dos zapatos.  Creo que la mojada del camino echó a perder la adherencia de la suela y por aquí habría empezado mi problema.

Finalmente, y en 2:21 horas, solo realicé 68 de los 72 kilómetros de la competencia… medio frustrante, medio triste… pero así es el ciclismo entre tantas cosas que aquí se viven…

Por ahora, los entrenos deberán esperar, porque debo visitar a mi amigo zapatero para ver qué puede hacer por mis zapatos.  Creo que además voy a probar el uso de una plantilla para lograr un poco de comodidad.

Asomaster no programará competencias durante los próximos dos domingos, así que mientras la situación se resuelve, trabajo en cicloperiodismo y Dios dispone qué hacer conmigo y con el mundo, algo bueno y sustancioso vendrá para compartir con ustedes.

Aunque el pagano fué mi pie izquierdo, fué el zapato derecho el más perjudicado. Casi por completo quedó sin suela... creo que igual habría llegado descalzo a la meta... je je je je je je.

Hoy no me siento avergonzado por retirarme de la carrera.  Realmente la vida me ha enseñado a conocer qué cosas son las que deben sentir vergüenza y créanme… esta no es una de ellas.   Si algo tienen los momentos difíciles, son dos cosas:  Una es que quedan en el pasado; la otra, es que siempre debemos esperar el buen propósito de Dios en nuestras vidas y veremos lo positivo de nuestras experiencias.

Bendiciones a todos… y nuevamente gracias a Julio Rodas por tus comentarios en la ruta…!!

Anuncios

Comentarios»

1. selvin L. Ochoa - 11 julio, 2011

Pues realmente siento mucho que te pasara esto, puede ser tambien la planchita del zapato, puede causar problemas si no tiene la misma medida con la del otro shoe, checa ese detalle tambien. Y si no tambien trata de conseguir unos pedales automaticos. Para no tener que usar clips y esa cintita que a veces te aprietan el pie, aunque puede ser falta de entreno a ritmo fuerte de grupo, en fin un sin fin de detalles que no son grandes cosas pero que a travez del tiempo merman la condicion fisica del ciclista, tambien puede deberse a que entrenas diferente al ritmo en que compites, haz una ruta bien larga y a ritmo acelerado para ver donde te sientes mal y trabaja en eso un poco cuando lo tengas checado y veras que mejorara tu situacion fisica y te sentiras mejor en competencia.

2. Juan Diego - 11 julio, 2011

Buen relato mi amigo Robin, me imagino el dolor que estabas sintiendo. Pues nada, pilas para la otra y de paso decíle al zapatero que te los deje bien remachados!!!

Ahora bien, con los momentos duros y difíciles, dentro de unos años será una tu anécdota que hoy por hoy hasta te iba a ser llorar pero en el futuro te hará reir.

Saludos!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Chapinografo

Fotos "cuscas" de mi Guatemala

Las Buenas Empresas de CGN

Buenas Empresas y Tecnología en Guatemala.

Hablo por Guate

Contar y comentar... para edificar una mejor Guate.

ROBIN MARTINEZ

Fotógrafo Profesional

CGN Buenas Noticias de Guatemala

Las Cosas Buenas de Guatemala

A %d blogueros les gusta esto: