jump to navigation

DEVORADO CADA KILÓMETRO DE LA CLÁSICA MASTER, CRUZANDO LA CUARTA META 17 abril, 2011

Posted by ROBIN MARTINEZ in LX CLÁSICA MASTER.
trackback

CASI ABANDONO AL INICIO DE LA CUARTA Y ÚLTIMA ETAPA DE LA XL CLÁSICA MASTER DE CICLISMO, PERO DIOS ABRIÓ MIS VÍAS RESPIRATORIAS Y LEVANTÓ LAS FUERZAS EN MIS PIERNAS PARA BUSCAR LOS 15 KILÓMETROS DE MONTAÑA QUE ME LLEVARÍAN A LA META FINAL.

Mis manos al cielo, dando gracias por llegar a la meta. Así terminé mi segunda vuelta del año, la XL Clásica Master de Ciclismo. Fotografías de Sandra Orellana.

“Nunca abandonar” es lo que tengo en mente cuando tomo una salida, y gracias a Dios, hasta aquí nunca había visto tan cerca esa posibilidad.  Esta mañana, luego del banderazo de salida de la cuarta y última etapa de la Clásica Master, el pelotón se mantuvo compacto hasta llegar a la cuesta de aproximadamente dos kilómetros para buscar el punto de retorno en el kilómetro 45 de carretera a El Salvador.

Aquí me ven cerrando la primera vuelta de la última etapa de la Clásica Master.

El problema en la garganta lo tengo desde tres días antes de esta vuelta, y la presencia de tos seca por las noches no me permitía descansar durante estos dias de competencia;  una de las peores noches fué la de anoche, cuando casi no dormí por la tos insistente que echó a perder la madrugada del domingo 17, provocando que al amanecer, tuviera una sensación de irritación en la garganta y quedé afónico… pero así me presenté al punto de salida de esta final de la Clásica Master.

Buscando cerrar la segunda vuelta, a la altura de "Las Piñas".

Cerrando la segunda vuelta de la etapa.

Unos tres minutos después del banderazo de salida, mi garganta se resecó y sentía como si me quemara; esta sensación la tuve en todo el descenso, dificultando mi respiración hasta llegar al ascenso para el retorno.  Empezando a subir, mi garganta se cerró casi por completo y no podía respirar; quería toser y no podía.  Bajé el ritmo del pedaleo tratando de respirar y continuar la carrera… paré por un momento, pensé seriamente en abandonar la competencia por este problema.

Algo me dijo que continuara y que tomara la decisión al cerrar la primera vuelta en la gasolinera Scott, donde fué el punto de salida.  En la mitar de este trayecto de retorno, tuve serios problemas todavía, hasta llegar al ascenso.  Allí la cosa empezó a cambiar y pude respirar mejor poco a poco, aunque todavía sentía resentida la garganta.

A pesar de ir en solitario ya para el inicio de la tercera vuelta, mis fuerzas estaban al 100%. Realmente me sentí muy bien luego de superar mi problema respiratorio.

Así fué como empecé a recuperar mi paso constante en la cuesta, con la prioridad de mantener la diferencia que el pelotón ya hubiera logrado en relación a mi ubicación en la carretera; tratar de alcanzarlos, era una tontería… nuevamente estaba solo.

Entonces dispuse hacer lo mejor que podía, con un ritmo parejo en la cuesta hasta llegar al retorno en el kilómetro 35.  Iba tan desorientado, que me pasé unos metros del retorno frente a la gasolinera… ya estaba rumbo a la montaña.  Unos comisarios me gritaron y otros ciclistas que venían detrás de mi también lo hicieron, llamando mi atención para que retornara allí mismo.  Así empecé mi segunda vuelta, ha había completado los primeros veinte kilómetros de la etapa.

La historia en la segunda vuelta fué más optimista que la de la primera, porque mi ritmo de pedaleo era muy parejo, así como me gusta en la montaña.  Realmente para ir en solitario, me sentía muy satisfecho del paso que llevaba.  Mi suero y el agua que llevaba para abastecerme, casi se terminaron en esta segunda vuelta, esto me ayudó a rehidratarme; así también me ayudó comer dos bananos y una galleta nutricional que mi esposa me preparó.

Los kilómetros fueron pasando por debajo de las ruedas de mi bicicleta, me estaba devorando cada metro de la carretera dispuesto a terminar esta vuelta.  Empecé a alcanzar ciclistas… eran del círculo Oro, los que se habían rezagado de su grupo y se quedaban en el camino detrás mío.  Mi paso realmente era muy positivo, estaba dispuesto a hacer algo para salir victorioso de la montaña que me esperaba.

Luego de corridas tres etapas, mi tiempo acumulado superaba ya las seis horas de competencia, ubicado en el octavo lugar.

En cada cierre de vuelta, allí estaba mi esposa, atenta con la cámara y con el abasto de agua para cuando yo lo solicitara, y así fué cuando cerré la tercera vuelta, ya para enfilarme a la montaña directo a la meta.  Yo estaba consciente que me esperaban quince kilómetros de montaña, nueve de ellos con una inclinación que no perdona a nadie… ningún descanso en este trayecto.

Al llegar a la gasolinera Texaco del kilómetro 25, sabía que me faltaban tres kilómetros para la meta.  En este punto estuvo el premio de montaña de la etapa y era donde el nivel de la montaña se ponía un poco más benevolente, porque la inclinación del terreno reducía un poco.  Todavía en los últimos tres kilómetros alcancé a dos ciclistas más del círculo Oro, pero fué el último kilómetro el que se me hizo más difícil, no por la inclinación del terreno, sino por el cansancio físico y el desgaste de los kilómetros que se habían quedado atrás.

Cuando divisé el terreno donde actualmente se construye la nueva iglesia Casa de Dios, sabía que todo estaba hecho.  Mis fuerzas volvieron y mejoré aún más mi paso.  Toda la cuesta la trabajé con una relación 42-17 / 42-19, pero cuando ví la meta, bajé a un 42-15 para entrar como un ganador como yo se lo merece.

Era tanta mi felicidad de cruzar la meta final y así completar una vuelta más en mi haber ciclístico, que sobre la línea de meta levanté las manos en señal de victoria y empecé a gritarle a todo el mundo “Llegué..!!!  llegué…!!! llegué…!!!” y cada uno de los que allí estaban, volteaban a verme.  Muchos aplaudieron mi llegada, otros solo me observaban… pero vieron entrar a un ganador luego de más de 75 kilómetros de competencia.

Creo que no pudieron darme un mejor lugar para cruzar la meta final, que este.  Ubicado frente al nuevo templo de la iglesia que forma mi vida… Casa de Dios.  Hoy, a El doy la Gloria de terminar este reto.

LA PREMIACIÓN DE LA VUELTA

Con el reconocimiento de parte del círculo Platino a la Perseverancia.

Aquí, luzco mi trofeo de Perseverancia, junto a los diez mejores del círculo Platino y las tres damas que compitieron con ellos.

Se nos informó que para la premiación, habría una pieza de pollito en “El Arco Azul” cerca del kilómetro 14, así que con Sandrita fuimos a buscar el lugar.  Allí comimos y recuperé fuerzas, mientras la premiación daba inicio.

Para grata sorpresa mía, al finalizar la premiación del círculo Platino, representantes de este círculo me entregaron un trofeo por perseverancia.  Ubaldo Alvarez, tomando la palabra, hizo una mención de reconocer el esfuerzo de un ciclista que afrontó todas las situaciones; que llegó a todas las metas de la vuelta, y que al llegar a la meta celebraba como si entrara en primer lugar.  Mencionó que a pesar de estar el el último lugar de su círculo, nunca se dió por vencido y decidió terminar lo que había empezado.  Hoy queremos entregar este reconocimiento a Robin, del círculo Azul” fueron las palabras de Ubaldo Alvarez.  Gracias por las palabras y por el reconocimiento… esto es grande para mí.

UN OCTAVO LUGAR, A TODA HONRA

Emocionado, con mi trofeo de octavo lugar en la vuelta.

Cuando la premiación del círculo Azul llegó, los directivos de Asomaster mencionaron que únicamente ocho ciclistas habían terminado la prueba, por lo que se premiaría, no a diez, sino a los ocho que culminaron la Clásica Master; fué entonces cuando llamaron a éste servidor de ustedes, para recibir el trofeo como el octavo lugar del círculo Azul en esta XL Clásica Master de Ciclismo.

Aquí estamos 6 de 8 ciclistas del círculo Azul, que terminamos la vuelta.

Nunca me imaginé que a pesar de todo lo que costó superar esta prueba, iba a recibir un premio todavía.  Lo que sí quiero compartirles, es que estos dos trofeos los dedico y los pongo a los pies de aquel que me dió las fuerzas para estar allí recibiéndolos:  Al Señor Jesús.  El me acompañó en cada kilómetro de cada etapa.

A ustedes, gracias por seguir todo este proceso ciclístico que no termina aquí… tan solo estamos calentando motores para todo lo que viene… que ni yo mismo sé cuánto es.

Mi felicidad es evidente. Gritando "Llegué...!! llegué...!!" felíz de cruzar la meta final de la XL Clásica Master; con mi esposa, y frente a mi iglesia Casa de Dios.

Bendiciones a todos!!!

Anuncios

Comentarios»

1. estuardo - 17 abril, 2011

La honra y gloria sea para Dios y tambien el agradeciemiento por tener el gusto de conocer a este gran campeon.. Que Dios te bendiga robin. Que tus sueños y anhelos se sigan cumpliendo en tu vida con la ayuda del señor y no olvides que aca estamos para servirte en cualquiere cosa.. Me gozo junto a vs y hubiese querido irte a ver algun dia pero sabes que mi trabajo no me lo permitia.. Pero espero la invitacion pa. La prox.. Dios te bendiga.. Tqm

2. Dennys Ordoñez - 17 abril, 2011

que Grande Robin!!!! Felicidades….. dale. dale. dale campeon!!!

3. Frank - 18 abril, 2011

A la que chilero Robin!!! me siento orgulloso de tu perseverancia y a Dios sea la gloria porque como decis siempre ha estado alli!!!!

4. Selvin Lopez Ochoa - 23 abril, 2011

HOLA ROBIN:
Que bueno que hayas terminado este evento, te felicito porque todos empiezan pero no todos terminan, esto demuestra tu perseverancia, adelante y que Jehová te bendiga. Espero más de ti ciclísticamente hablando. Estoy al tanto de tu preparación. Cuidate de las caídas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Chapinografo

Fotos "cuscas" de mi Guatemala

Las Buenas Empresas de CGN

Buenas Empresas y Tecnología en Guatemala.

Hablo por Guate

Contar y comentar... para edificar una mejor Guate.

ROBIN MARTINEZ

Fotógrafo Profesional

CGN Buenas Noticias de Guatemala

Las Cosas Buenas de Guatemala

A %d blogueros les gusta esto: