jump to navigation

MISIÓN CUMPLIDA SOBRE EL ASFALTO 14 marzo, 2011

Posted by ROBIN MARTINEZ in DOMINICALES MASTER.
trackback

CON UNA CARRERA RAPIDÍSIMA CON VARIOS REVENTONES QUE PARTIERON EL GRUPO DESDE ANTES DEL RETORNO EN EL INGENIO LA UNIÓN, COMPLETÉ LA JORNADA EN SOLITARIO POR 40 KILÓMETROS.

Temprano me presenté a la salida del domingo 13 de marzo, allá frente al restaurante Sarita en la autopista Palín-Escuintla, para inscribirme en la Liga Master de ciclismo.

Definitivamente muy optimista luego que hace dos semanas corrí “de coladito” con los señores del circulo Especial, con quienes calculé mi estado físico.  A pesar de correr sin número en esa ocasión, y según mis cuentas, entré detrás del noveno corredor en cruzar la meta.  Como un proceso normal, para la carrera del domingo 13, la historia tenía que cambiar en algo porque ya correría en el círculo que me corresponde por edad.

EL 240 me fué asignado como mi número dorsal para competir en la Master. Este domingo, ocupé la posición 18.

Mis cuentas apuntaban al círculo azul, por tener 41 años, pero a pocos meses de cumplir los 42, los organizadores aceptaron inscribirme en el círculo Oro.  Total, tomamos la salida juntos el Oro y el Azul.

De algo puedo decir nuevamente… qué grupazo ese!!!  Nada más me tocó correr en el  mismo pelotón donde participan ciclistas de la talla de Victor Manuel Castañeda (ganador de la Vuelta a Guatemala 1983), Oscar Coyoy, René Ortíz, Federico Lechuga y Amilcar Carranza.  Todos con un gran currículum ciclístico que ahora militan en los historiadores jóvenes de este bello deporte.

Cuando a las 9:15 nos dieron el banderazo de salida, partimos todos juntos buscando el retorno en el redondel del Ingenio La Unión.  Siendo la primera vez que circulo en esas carreteras en bicicleta, no conocía en terreno donde corría esta vez, por lo que los “reventones” me sorprendieron.

Cuestas cortas donde, según yo, había terreno plano por todas partes; junto con el calor y una humedad extrema, mi garganta parecía cerrarse por ratos, cosa que me dió problema al inicio de la competencia.  Me costaba respirar.

Aún así permanecí dentro del grupo por aproximadamente treinta kilómetros, hasta el grupo aceleró en uno de los últimos reventones del camino de ida.  Lastimosamente quedé atrás de dos ciclistas que no soportaron el paso y me llevó unos segundos encontrar una salida de ese encierro… segundos que fueron fatales para mi intención de continuar en el grupo, por lo menos, hasta la mitad del camino de retorno.

Hice todo lo posible por alcanzar al grupo, sabiendo que después de la cuesta corta que estaba allí bajo mis ruedas, habría un plan donde me recuperaría en cosa de un minuto y todo seguiría normal en la competencia.  Para todo esto, puedo decirles francamente que un 25% de corredores ya había perdido ubicación del grupo y se habían rezagado en el último kilómetro.

Dejando a quienes intentamos pegar rueda al grupo principal, empecé a marcar mi paso de una forma que pudiera mantener el mismo ritmo sin fundirme, porque ya el calor era insoportable.  Sabiendo que el grupo iba jalando fuerte, mis esperanzas de alcanzarlos en solitario eran ya casi nulas (miren qué firmitas iban allí pues…) y de atrás no llegaba nadie como para formar un grupetto con quienes trabajar juntos y apretar el paso para topar a los punteros, que eran aproximadamente unos doce ciclistas.

EN EL RETORNO, O SE ADELANTARON, O… ME PASÉ!

Al llegar al punto de retorno en el kilómetro, las indicaciones eran (o así las entendí) llegar al redondel que busca al Ingenio La Unión, pero encontré uno que no rotulaba nada en relación al ingenio, pero unos cuatrocientos metros más adelante divisé otro redondel y dispuse llegar a él para retornar.

Cuando estaba terminando de rodear el redondel, pude notar que en el anterior un grupo de unos cinco o seis ciclistas retornaban en el redondel anterior… donde dispuse no hacerlo yo.

Para todo esto, inenté darles alcance, pero -grupo al fín- llevaban su paso y obviamente más fuerte que el mío.  Definitivamente iban trabajando juntos, por eso me costaba tanto toparlos a unos 500 metros.

Cuando me esforcé para apretar el paso, mi rodilla izquierda se resintió a la altura del kilómetro 75 del retorno a Escuintla.  Esto me obligó a utilizar una relación un poco más suave, porque al hacer mucha fuerza en el pedaleo con la pierna izquierda el dolor era más fuerte cada vez.  Gracias a Dios, el problema respiratorio había desaparecido, solo trabajé en hidratarme y comer para recuperar fuerzas.

Así permanecí por varios kilómetros, con ese grupo a la vista, pero si alcanzarlos.  Poco a poco los ví separándose y creo que tres de ellos se subieron a carros, abandonando la competencia.  Dos carros los acompañaban.

Faltando un kilómetro para ingresar a la autopista Palín-Escuintla y buscar la meta a Sarita, topé al primero de los ciclistas de aquel grupito.  Unos cuatro kilómetros me esperaban ya en la autopista buscando la meta, distancia que mientras menos te falta… más se alagran los metros y uno siente que la carretera se empina como si fuera la cuesta de Villalobos!!

Luego del puente que une la autopista de Palín con la de Siquinalá, aproximadamente un kilómetro más adelante alcancé a un ciclista más; tiró la toalla casi llegando a la meta… no soportó.  No llevaba número y su tiempo no hubiera sido oficial, pero igual seguí con mi propósito de completar mi carrera.

Así, gracias a Dios completé la faena en la posición 18, con un tiempo oficial de 2:23:40 para los 70 kilómetros.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Chapinografo

Fotos "cuscas" de mi Guatemala

Las Buenas Empresas de CGN

Buenas Empresas y Tecnología en Guatemala.

Hablo por Guate

Contar y comentar... para edificar una mejor Guate.

ROBIN MARTINEZ

Fotógrafo Profesional

CGN Buenas Noticias de Guatemala

Las Cosas Buenas de Guatemala

A %d blogueros les gusta esto: