jump to navigation

QUE BIEN SE SIENTE GANAR…!! 11 agosto, 2015

Posted by ROBIN MARTINEZ in DOMINICALES MASTER.
add a comment

LA CARRERA DEL 9 DE AGOSTO DE ASOMASTER, FUÉ PRÁCTICAMENTE LA ÚLTIMA DOMINICAL OFICIAL DE LA TEMPORADA 2015 Y DIOS ME PERMITIÓ PONERLE MI FIRMA AL CÍRCULO ORO

LLEGANDO A LA META en Sarita, como primero de mi Círculo en la dominical del 9 de agosto 2015.  Foto: Asomaster

LLEGANDO A LA META en Sarita, como primero de mi Círculo en la dominical del 9 de agosto 2015. Foto: Asomaster

De nuevo esa sensación positiva la tuve desde temprano de ese domingo 9 de agosto, dispuesto a vivirme una nueva competencia de ciclismo de la Liga, una más para -sobre todo- compartir con los amigos.  Una vez ya instalados en Escuintla, la respectiva inscripción de corredores y luego la indicación de Efraín Ortigoza para la salida en falso hacia el punto de partida oficial para enfilarnos por la carretera a Taxisco, anunciando la meta en Sarita.

Cuando llegamos al punto de partida, me dí cuenta que mi llanta delantera iba pinchada y conté con el apoyo de Mayra Vides (mi madrina de Asomaster) quien me prestó su aro delantero.  Lo curioso de esto es que cuando lo estaba colocando en mi bicicleta me dijo “con este aro va a ganar Robin”.  Vean ustedes como es de poderosa la palabra declarada con fe.  Yo sé que Mayra no estaba adivinando, pero sí era un deseo en su corazón por el cariño que me tiene y así lo deseó para mí en esta nueva jornada.

Dentro del pelotón de los Oros, Especiales y Platinos, en el recorrido de ida al kilómetro 87 de la ruta a Taxisco. Foto: Asomaster

Dentro del pelotón de los Oros, Especiales y Platinos, en el recorrido de ida al kilómetro 87 de la ruta a Taxisco.
Foto: Asomaster

Salieron primero los más patojos, en el pelotón que incluía a los círculos Blanco, Azul y Elites.  Tres minutos después arrancó el pelotón de los Oro, Especial y Platino, allá iba yo con una espinita positiva para recorrer la ruta a Taxisco que tantas experiencias buenas y malas me ha dado en estos años de vuelta en el ciclismo.

El pelotón se movió a un ritmo regular en todo el camino de ida hasta el kilómetro 87; algunos ataques e intentos de fuga, todo mundo conociéndose unos con otros… algunos que proponían con ataques para “romper piernas” y otros más estratégicos viendo el trabajo de otros, yo tratando igual de ver cómo trabajaban los demás para saber qué hacer y medir mis posibilidades de llegar con el pelotón, por lo menos, al repecho de la báscula ya de regreso a Escuintla.

Entre quienes ví más inquietos en la ida fué a Mario Soto (Especial), Luisa Cuevas (Especial) y Hoffman Castillo (Oro).  Ellos eran mi punto de referencia, pues de ellos tres solamente conocía a Soto y Castillo, pero a Luisa Cuevas no tenía el gusto de conocerla hasta esa mañana, pero si hay algo que se le nota hasta con su forma de ser son sus cualidades en la bicicleta.  De hecho, desde que la ví en el tiempo previo a la inscripción y conversando con otros ciclistas, era que ella no iba para pasear.

QUIERO AGRADECER a quienes han confiado en mí en este largo proceso, patrocinadores como Quici y Coequipier, y especialmente a don Hugo Polanco, gran apoyo en cada entreno y la parte final de la temporada desde la Vuelta Master 2015.

QUIERO AGRADECER a quienes han confiado en mí en este largo proceso, patrocinadores como Quici y Coequipier, y especialmente a don Hugo Polanco, gran apoyo en cada entreno y la parte final de la temporada desde la Vuelta Master 2015.

El pelotón llegó compacto al punto de retorno.  De allí casi en los primeros kilómetros, el ritmo del pedaleo subió de nivel y los ataques empezaron.

Yo solo pensaba que estaba muy lejos de Escuintla como para perder mi posición en el grupo y tenía que concentrarme mucho para soportar el paso.  Pensaba que si me quedaba, que fuera lo más cerca posible a Escuintla y que la diferencia fuera lo más corta que pudiera lograr.

Realmente sentía las piernas al 100%, trabajé mucho psicológicamente desde un día antes y me motivé mucho pensando en hacer una bonita carrera y “faltarle el respeto” (deportivamente hablando) a alguien y las únicas posibilidades en el grupo (respetando a todos los ciclistas) era a Mario Soto, a quien siempre he considerado un hombre fuerte en todo terreno, principalmente en terreno plano.  He competido varias veces tratando de mantenerme a su rueda en otras ocasiones, pero siempre me dejó tirado en terrenos planos; de hecho nunca tuve la oportunidad de llegar a una cuesta junto a el, así que por eso era una marca a no dejar ir en caso de intentar fuga.

En ese camino de vuelta a Escuintla, me tocó caer a punta del grupo por un buen tramo; nadie quiso pasar al frente, me tuvieron mucho tiempo trabajando y marcando el ritmo e hice todo lo posible para pasarme al centro del grupo un rato pero nadie me permitió y opté por solamente marcar ritmo sin forzar mi paso para no fundirme tan lejos de la meta, tomando en cuenta también que debíamos subir seis kilómetros hasta terminar en Sarita.

LLEGARON LOS ATAQUES MÁS FUERTES

Logré por fín incorporarme un poco al grupo y allí eran Jorge Tobar, Luisa Cuevas, y varios ciclistas del círculo Platino quienes se combinaron por momentos en la punta del pelotón.  No sabía quiénes serían los primeros en atacar de nuevo; realmente todos tienen mejores condiciones que yo en terreno plano y por esa razón no quería gastar fuerzas allí, pero tampoco quería soltar el primer tercio del grupo por aquello de una fuga o peligro de caída.

Uno de los primeros en pegar el arrancón fué precisamente Mario Soto quien salía por un lado del grupo; verlo parado en los pedales y oír sus llantas zumbar sobre el asfalto realmente le recuerda a cualquiera por qué hay que respetar a un ciclista como él.  Ese sonido de su bicicleta es característico de aquel cuya fuerza se mantiene por muchos metros hasta fundir a cualquiera y ser capaz de mantener una fuga por muchos kilómetros y allí estaba el riesgo en dejarlo ir solo.  Dispuse arriesgarme entonces y salí a su rueda, un poco asustado, pero logré mantenerme allí y de nuevo vamos al grupo.

Unos minutos después, estando él en punta del grupo, se volvió a parar sobre los pedales y quiso buscar nuevamente una fuga.  Tras Mario Soto salimos entonces junto a Hoffman, salió también Luisa Cuevas y por allí ví a gente como Ubaldo Alvarez, Hugo Polanco, Jorge Tobar, Ancer Cristal, Juan José Ortíz, solo por mencionarle algunos nombres.

Yo mismo me soprendí de ver que le soporté los arranques a Soto.  Pensé que había sido una imprudencia mía haberlo hecho, pero para mi sorpresa no me sentí gastado ni cansado tras esas persecuciones que tocó manenter para no dejar ir a Mario Soto, porque el estaba en su terreno.

Así estuvimos hasta llegar a la báscula.  Pensar en el repecho que siempre desarma al pelotón, me tenía muy nervioso, pero tocaba “hacerle gancho”.  Traté de colocarme en el primer tercio del pelotón para que, cuando me empezaran a rebasar, mi posición no fuera tan atrasada como siempre me había sucedido.

No se trata de ser pesimista, sino de estar consciente de los antecedentes de uno mismo y nunca había salido de ese punto precisamente con el pelotón en estos años recientes.  Realmente desde allí solo una vez salí con el pelotón, y fué en la Vuelta Master de 2013 pero el sueño me duró solo al inicio de la cuesta a Sarita y me quedé.

Mi sorpresa fué que, subiendo entre los primeros cuatro del pelotón completo, Hoffman Castillo salió primero del repecho, a su rueda iba yo y tras de mí no sé quien pedaleaba.  Creo que nos separamos un buen trecho Hoffman y yo… venía muy emocionado como para fijarme en caras o nombres, solo venía concentrando emociones y fuerzas para seguir allí, pedaleando en segundo lugar de todos buscando un plan que siempre se ha sentido eterno para pasar frente a Súper 24 y hacia la autopista Palín-Escuintla para enfilarnos a la meta.

CUATRO BUSCANDO LA META

NOS DEJÓ

NOS DEJÓ “TIRADOS” con el ritmo que puso Luisa Cuevas subiendo a Sarita. Aquí la vemos cruzando la meta en primer lugar.
Por allá, al fondo, vengo 50 segundos detrás de ella.
Foto: Asomaster

Poco a poco pude ver más gente con nosotros.  Formamos un grupito puntero con Hoffman Castillo, Mario Soto, Luisa Cuevas y creo que un ciclista más (perdón por no recordar quién era) pero de allí el pelotón se había quedado una buena cantidad de metros atrás, como para saber que -de los cinco que íbamos pasando frente a las ventas de frutas- yo me aseguraba un quinto lugar a menos que el pelotón me alcanzara si las fuerzas me abandonaban las piernas.

En el primer kilómetro de la subida a Sarita, Hoffman sufrió de calambres y se vió obligado a bajar el paso, pero íbamos juntos ya solo quedábamos cuatro ciclistas: Luisa Cuevas, Mario Soto, Hoffman y yo.  En esa parte ví que Luisa se puso en punta de carrera; Soto se colocó a su rueda y luego yo, manteniendo un ritmo superior a los 28 kilómetros por hora, porque el calor sofocante de ese día nos mermaba las fuerzas a cada kilómetro, a cada pedalazo sin tomar en cuenta que nos faltaban ya cinco kilómetros para subir hasta la meta.

Definitivamente esos últimos kilómetros fueron escenario para que Luisa Cuevas demostrara sus cualidades para subir; no por gusto supo mantenerse en el pelotón y guardar sus fuerzas para ese punto de la competencia precisamente -y se vale- pero me admiré cómo una dama soportó no solo los arrancones de Soto en el recorrido de vuelta, sino que además mostraba sus cualidades de escaladora en una subida media como la de Sarita.  Una vez marcó los primeros cinco metros de ventaja sobre Mario Soto y yo… no la pudimos alcanzar; se aseguró poco apoco llegar en primer lugar del pelotón a la meta, porque unos metros atrás de ella Mario y yo teníamos -por primera vez- un encuentro personal camino a la meta y precisamente en un terreno que Mario Soto domina a la perfección, pero que a mí en lo personal me gusta encontrar:  la montaña.

Tengo que reconocer que subir tratando de soportarle el paso a Mario Soto no es de todos los días; realmente lo respeto y recordé lo que una noche antes me había dicho a mí mismo: “quiero faltarle el respeto a alguien en esa carrera” y me dí cuenta que era a él con quien tenía esa oportunidad y tendría que trabajar duro y vivir lo duro de esforzarme para lograrlo.

Cansado después de la carrera, hidratándome en el punto de meta. Foto: Asomaster

Cansado después de la carrera, hidratándome en el punto de meta.
Foto: Asomaster

Marqué un ritmo a como pude y poco apoco lo rebasé por la derecha, apreté el paso con un 52/21 y noté que se mantuvo a mi rueda por aproximadamente un kilómetro más.  Cuando faltaba talvéz un kilómetro para la meta, ví por debajo de mi brazo y no veía la sombra de Mario detrás mío; volteé a ver y lo ví como a cincuenta metros atrás, pero no era momento de atererme.  Tenía que seguir trabajando, sufriendo y pujando sin parar y hasta cruzar la meta si quería tener el derecho a decir “superé a Mario Soto”, porque sabía también que él es capaz de reponerse, alcanzarme y dejarme atrás nuevamente.

Gracias a Dios llegué a la meta cincuenta segundos después que Luisa Cuevas.  Ella registró 1 hora 59 minutos 01 segundo; yo cronometré 1:59:51 y Mario Soto 2:00:18  Hoffman Castillo hizo cuarto lugar de la general de nuestro pelotón, con un tiempo de 2:01:18

Finalmente, ese segundo lugar del pelotón de los tres círculos me permitió ser primer lugar del Círculo Oro, segundo fué Hoffman y tercero Edwin Valdéz con 2:01:26

Una oportunidad que pude aprovechar, sí.  Pero mi respeto para todos los ciclistas sigue intacto; esto no me hace mejor que nadie, solamente pude vivir un buen momento que me encantaría volver a vivir y créanme que haré todo lo posible porque así sea, porque faltarle el respeto (deportivamente hablando) a gente importante en la Liga es grandioso.  De verdad que… QUE BIEN SE SIENTE GANAR!!

TRAS LA PRESIDENCIA DEL CICLISMO GUATEMALTECO 4 agosto, 2015

Posted by ROBIN MARTINEZ in CICLOPERIODISMO, OTRAS COSITAS.
add a comment
LOS CANDIDATOS, aunque dependen de únicamente los votos de las Asociaciones Departamentales de Ciclismo, es bueno que todos los ciclistas de Guatemala conozcan quiénes son y qué propone cada uno de los candidatos a presidir la Federación Guatemalteca de Ciclismo.

LOS CANDIDATOS, aunque dependen de únicamente los votos de las Asociaciones Departamentales de Ciclismo, es bueno que todos los ciclistas de Guatemala conozcan quiénes son y qué propone cada uno de los candidatos a presidir la Federación Guatemalteca de Ciclismo.

LAS ELECCIONES PARA NUEVO COMITÉ EJECUTIVO DE LA FEDERACIÓN DE CICLISMO, A REALIZARSE EN SEPTIEMBRE DE 2015, YA TIENEN CANDIDATOS

Fernando Sosa

Fernando Sosa

Javier Benedetti

Javier Benedetti

Cicloperiodismo.   Aunque son siete los votos que decidirán el futuro del ciclismo guatemalteco, uno por cada Asociación Departamental, es justo que los ciclistas de toda Guatemala sepan quiénes son los candidatos a dirigir la máxima entidad ciclista del país.

Ante esto, contacté a los candidatos ya conocidos y que han iniciado su “campaña” visitando a los presidentes de las distintas Asociaciones Departamentales procurando ganarse su confianza y su voto.

Oscar Vasquez

Oscar Vasquez

Ellos son Fernando Sosa, quien ya ha sido presidente de la Federación en años anteriores, Javier Benedetti, Carlos Echeverría Vielman y Oscar Vasquez, quienes buscan ocupar el cargo por primera vez.

SAM_0948Ubiqué a cada uno de los presidenciables para que me compartieran algo acerca de su plan de trabajo y cómo buscarían sacar a flote la nave del ciclismo de Guatemala que en los últimos tiempos ha vivido una época de crisis tanto administrativa como en resultados deportivos.

NO HAY PLANILLA “OFICIAL”

Consulté vía telefónica al Dr. Alfredo Flores, actual presidente de la Federación Guatemalteca de Ciclismo en relación a la posible participación de una planilla propuesta por parte de la Federación, pero su respuesta fué negativa, expresando que “no tenemos ninguna de las planillas

FLORES negó la existencia de una planilla "oficial" por parte de la FNC.

FLORES negó la existencia de una planilla “oficial” por parte de la FNC.

oficiales, ni amigos, ni vamos a favorecer a nadie y serán los electores -las asociaciones- quienes propongan o decidan por quíenes votar”.

Agregó que “ese fué mi ofrecimiento y mi compromiso con las asociaciones, de que nosotros de nuestra parte no ibamos a proponer, ni recomendar, no favorecer la votación por alguien, así que dejamos muy libres a quienes van a votar, por quienes quieran elegir.  De hecho creo que solo dos planillas parece que hay y ya usted las conocerá” finalizó Flores.

VÉALO TODO EN VIDEO

En estas entrevistas tanto Benedetti, Sosa, Echeverría y Vasquez comparten de sus proyectos para que la comunidad (ciclistas y aficionados) conozcan de sus intenciones, planes de trabajo y experiencia en el trabajo que les espera al frente de la Federación de Ciclismo de Guatemala.

De surgir una nueva planilla, esta nota se estará actualizando.

LA CLÁSICA “QUINCEAÑERA” DE EL CUBO 3 agosto, 2015

Posted by ROBIN MARTINEZ in OTRAS COMPETENCIAS.
add a comment
"LUPE" MONROY, a la derecha, junto a Hugo Polanco quien recibió un reconocimiento especial por su apoyo al ciclismo.

“LUPE” MONROY, a la derecha, junto a Hugo Polanco quien recibió un reconocimiento especial por su apoyo al ciclismo.

SAN LORENZO EL CUBO CELEBRÓ SU FERIA PATRONAL, PERO TAMBIÉN LA FIESTA QUINCEAÑERA DE SU CARRERA DE CICLISMO, YA TRADICIONAL EN ESTA REGIÓN DE GUATEMALA

Cicloperiodismo.   El domingo 2 de agosto de 2015 tuve la oportunidad de participar por primera vez en la Clásica de Ciclismo de San Lorenzo El Cubo, competencia que celebró sus quince años de animar la feria de la localidad y, como ya es tradición, reunió a una interesante cantidad de ciclistas que visitaron San Lorenzo para vivir la emoción de pedalear por la carretera de Bosareyes.

Guadalupe Monroy, conocido por todos como “Lupe” ha organizado esta competencia durante quince años y se ha ganado el cariño y respeto de todos, pero ha logrado también colocar esta ya Clásica de Ciclismo en el calendario habitual de los ciclistas que llegan desde distintos puntos del país para participar y ser parte de la fiesta de la localidad.

Uno de los aportes de la Clásica de Cislismo de San Lorenzo El Cubo es dar espacio para una carrera de niños, generando un espacio para que los pequeños se sientan atraídos por el deporte del ciclismo.

Uno de los aportes de la Clásica de Cislismo de San Lorenzo El Cubo es dar espacio para una carrera de niños, generando un espacio para que los pequeños se sientan atraídos por el deporte del ciclismo.

VÉALO TODO EN VIDEO

Una entrevista con “Lupe” Monroy, quien desde hace quince años organiza esta bonita carrera.

VIDA NORMAL CON DIABETES… EN BICICLETA 3 agosto, 2015

Posted by ROBIN MARTINEZ in PURA INSPIRACIÓN!!.
2 comments
JULIO FLORES promueve en Guatemala la primera comunidad "Ciclista Diabético" por redes sociales, motivando a quienes padecen esta enfermedad a subirse a una bicicleta y llevar una vida normal... porque sí se puede. Fotografías: Robin Martínez.

JULIO FLORES promueve en Guatemala la primera comunidad “Ciclista Diabético” por redes sociales, motivando a quienes padecen esta enfermedad a subirse a una bicicleta y llevar una vida normal… porque sí se puede.
Fotografías: Robin Martínez.

HAY MUCHAS PERSONAS QUE TRAS EL DIAGNÓSTICO DE DIABETES VEN LA VIDA EN BLANCO Y NEGRO, PERO JULIO FLORES VIÓ LA OPORTUNIDAD PARA VOLVER A PEDALEAR Y LLEVAR UNA VIDA NORMAL

Su rutina diaria en bicicleta no se ha visto limitada por ser diabético.

Su rutina diaria en bicicleta no se ha visto limitada por ser diabético.

Cicloperiodismo.  Julio Flores, un Ciclista Urbano de la ciudad de Guatemala, padece Diabetes y vivió lo que cualquier persona en su lugar sentiría tras la noticia de ser portador de una enfermedad que se entiende limita algunos aspectos de la vida.  Algunos incluso llegan a la depresión.
En esta entrevista Julio no solo nos comenta cómo ha llevado una vida normal desde el día del diagnóstico y de cómo la bicicleta ha sido importante para esta nueva fase de su vida, sino de la oportunidad que ha encontrado para iniciar la comunidad “Diabético Ciclista” en Facebook para demostrar que la vida tiene otros colores y así motivar a quienes aún no lo han visto de esa manera.

VÉALO TODO EN VIDEO

Entrevista exclusiva con Julio Flores, un ejemplar Ciclista Urbano  que encontró la fórmula para no cambiar su estilo de vida… padeciendo diabetes.

MUCHO CUIDADO CON LA BURSITIS..! 31 julio, 2015

Posted by ROBIN MARTINEZ in OTRAS COSITAS.
add a comment

SI SOS CICLISTA TE RECOMIENDO CONOCER ESTE PROBLEMA… PORQUE PORQUE EL DOLOR ES TAN FUERTE QUE PODRÍA HASTA BAJARTE DE LA BICICLETA POR UN TIEMPO

LA POSIBLE CAUSA DE MI BURSITIS podría ser el uso diaro de mochila al pedalear. El esfuerzo en la bicicleta, mas el peso de la mochila, son las únicas razones que encuentro para ello, ya que el dolor era justo bajo el área del tirante de la mochila en mi hombro.

LA POSIBLE CAUSA DE MI BURSITIS podría ser el uso diaro de mochila al pedalear.
El esfuerzo en la bicicleta, mas el peso de la mochila, son las únicas razones que encuentro para ello, ya que el dolor era justo bajo el área del tirante de la mochila en mi hombro.

Ni idea tenía de un nombre como este; pero todo sucedió en cosa de dos meses, cuando noté una leve molestia en mi hombro derecho que al principio me incomodaba por las noches.  Prefería evitar dormir sobre mi costado derecho.

Como no pasaba de una molestia, no le puse mayor importancia, así que solo me limitaba a frotarme con alguna crema de calentamiento muscular y sí, me calmaba ese “leve” dolor, pero no solucionaba el problema.  Así pasaron muchas noches hasta que me sentí prácticamente inútil hasta para sostener con mi mano un vaso con agua.

Pareciera una exageración, pero el dolor llegó de la noche a la mañana.  Un día jueves, pedaleando en mi jornada periodística por la ciudad, sentí un dolor “nuevo” en el hombro derecho en algunas ocasiones cuando me incorporaba sobre los pedales para tomar fuerza en ciertos tramos y tenía que echar mi peso con los brazos sobre el manillar de mi bicicleta.  Esto fue a media mañana, a eso de las 10 horas.

Media hora más tarde, en una calle levemente empinada como el bulevar Los Próceres (que me atrevería a calcular un 5% de inclinación) el dolor era ya constante y lo sentía mientras halaba el peso de mi cuerpo a cada vuelta de los pedales y me sostenía hacia el timón.

Llegué al canal para presentar el noticiero y fui a buscar un vaso con agua; lo serví en la máquina y, una vez lleno a la mitad, traté de acercarme el vaso para beber y sentí como si tuviera un clavo metido en el hombro.  El dolor fue horrible y tuve que hacerme el valiente para no dejarlo caer al piso.

Fue tanto el dolor y la dominación que tenía en mi hombro, que levantar el brazo para colocarme el casco con ambas manos me provocaba punzadas espantosas que debía aguantar porque, o me ponía el casco… o me lo ponía.  Nadie más me lo iba a colocar por mí.

El viernes la historia fue mucho más dolorosa y solamente me subí a la bicicleta por cumplir con mi agenda de trabajo, pero hubiera dado lo que fuera hasta por no salir a trabajar por el fuerte dolor.

Fuera de mis asuntos laborales, mi agenda incluía un entreno de ruta suave hacia San Lucas para trabajar las piernas en montaña, algo corto para lo que se venía el domingo con un entreno más fuerte.  Suspendí mi entreno del sábado y me quedé todo el día reposando, tomando lo que me recetaran para que el dolor calmara.

Haciéndome el valiente, me dispuse a ir con mis amigos a entrenar a la costa.  Pedaleé con mucho miedo, procurando no echar presión ni peso sobre mi brazo derecho para no sufrir dolor, pero gracias a Dios no tuve mayor molestia.  Aún así, aproveché a consultar con un amigo ciclista que es médico y allí, en una pausa del recorrido me revisó el hombro y me dijo “si, tenés inflamada la Bursa”.  De allí viene el nombre de “Bursitis” cuando este músculo se inflama, produce un dolor fuertísimo que nos limita de hacer los movimientos a actividades que a diario hacemos, principalmente los deportistas.

Me recetó Oxa 50, un Diclofenaco en pastillas y un gel anti inflamatorio que ya me tiene controlada la situación y por eso aprovecho a compartirte de este tema, porque sé que te puede afectar en algún momento… aunque mejor si no.

LUEGO DE SUFRIR, ME INFORMÉ

Tras escuchar ese nombre tan extraño, me dispuse a buscar en internet y esto me llevó al sitio rheumatology.org que relaciona muy estrechamente a la Bursitis con la Tendinitis, describiendo textualmente el problema así:

La Bursitis puede afectar tu hombro y también otras articulaciones.

La Bursitis puede afectar tu hombro y también otras articulaciones.

“La tendinitis o bursitis generalmente involucra al hombro, codo, muñeca, cadera, rodilla y dolor en los tobillos. El dolor que provoca puede ser muy grave y frecuentemente aparece de forma repentina. Al igual que en la artritis, el dolor es peor durante el movimiento. A diferencia de la artritis, algunas veces, el dolor se genera en partes del cuerpo lejos de una articulación.

La tendinitis a menudo es causada por el uso repetitivo (uso excesivo). Aunque el problema puede reaparece o ser crónico (a largo plazo) en algunas personas, es más frecuente a corto plazo, sobre todo si se trata a tiempo.

Datos Importantes

  • La tendinitis y la bursitis son la inflamación o degeneración (descomposición) de los tejidos blandos alrededor de los músculos y los huesos.
  • El tratamiento inmediato incluye el RICE: reposo, hielo, compresión y elevación.
  • Las señales graves incluyen rápido empeoramiento del dolor, enrojecimiento e hinchazón o incapacidad repentina para mover una articulación”.

¿QUÉ ES LA BURSITIS?
Según el sitio que consulté, la bursitis es la inflamación de la bursa. Esta pequeña bolsa actúa como amortiguador entre las estructuras en movimiento (huesos, músculos, tendones y piel). Si un músculo o tendón está tirando alrededor de la esquina de un hueso, o sobre un hueso, una bursa saludable lo protege del desgaste y de la tensión. Cuando una bursa se inflama, puede ser muy doloroso, incluso durante el reposo.

CAUSAS DE LA BURSITIS Y LA TENDINITIS

La tendinitis puede generarse debido a una lesión intensa repentina. Sin embargo, con mayor frecuencia es el resultado de una repetida lesión leve de ese tendón. Los médicos lo denominan esfuerzo repetitivo o uso excesivo. Por ejemplo:

  • Pintar un techo durante cuatro horas o más, escribir durante largas horas, una posición corporal inadecuada durante el uso de un teclado, cortar o serruchar pueden provocar una tendinitis o bursitis a los días u horas trascurridas.
  • Apretar con fuerza durante el uso de herramientas o mientras se conduce mucho tiempo.
  • El uso de un revés, sobre todo con una sola mano, en un juego de principios de temporada de tenis (“codo de tenista”).
  • El uso inadecuado de zapatos para correr o no recibir la preparación correcta antes de hacer deportes.

En mi caso, la bursitis bien pudo afectarme debido a la presión de mis brazos al incorporarme en la bicicleta durante una escalada leve o fuerte; en la frecuente fuerza que se hace luego de detener mi marcha en cada esquina o semáforo con luz roja, y por el peso constante por horas de mi mochila, cuyos tirantes presionan mi hombro mientras voy en bicicleta.

Casualmente el punto central de mi dolor, está justo bajo el área de la correa de mi mochila.

Lo bueno de esta dolorosa experiencia es que, luego de dos días de crisis, el caso está controlado en un 70% y voy con mi medicamento al pie de la letra para reducir la inflamación, atacando por dentro (con las pastillas) y por fuera (con la aplicación del gel).

Si tuvieras alguna molestia de estas, antes que el dolor se haga más fuerte, te recomiendo unas compresas de hielo para reducir la inflamación (que es lo que produce ese fuerte dolor), y acudir al médico para una revisión a tiempo.  Aunque si bien la peor crisis fue de dos días, después de dos meses de “leve” molestia, esos dos días son algo que no quisiera recordar.

La bursitis de hombro afecta más comúnmente a deportistas como los basquetbolistas, beisbolistas y hasta golfistas; levantadores de pesas y otros cuya práctica deportiva involucra movimientos repentinos, fuertes y constantes con los brazos.  Parece raro que le suceda a un ciclista, pero bien puede suceder.

PUERTO BARRIOS: CICLISMO CALIENTE! 30 julio, 2015

Posted by ROBIN MARTINEZ in OTRAS COMPETENCIAS.
1 comment so far
EN EL PELOTÓN, prácticamente depurado casi llegando a la frontera con Honduras, voy en segundo plano.

EN EL PELOTÓN, prácticamente depurado casi llegando a la frontera con Honduras, voy en segundo plano.

POR TERCERA VEZ CONSECUTIVA PARTICIPÉ EN LA CLÁSICA DE CICLISMO DE PUERTO BARRIOS, UNA CARRERA QUE CADA AÑO SUBE DE NIVEL

Esta carrera fué también la oportunidad para estrenar mi nuevo uniforme, gracias al apoyo de Quici y Coequipier.  El casco Java es un aporte de Bike Zone.  GRACIAS!

Esta carrera fué también la oportunidad para estrenar mi nuevo uniforme, gracias al apoyo de Quici y Coequipier. El casco Java es un aporte de Bike Zone. GRACIAS!

Tengo varias razones para competir en Puerto Barrios.  La primera es aprovechar una visita a mi madre que vive allá y, la segunda, la pasión que tengo por el deporte de mis amores.  De hecho, es mi madre -mi “Mamita”- quien me inspira corriendo en esta calurosa tierra de Guatemala… ella llega a verme competir.

Para este 2015, el 26 de julio fué la cita de la cuarta Clásica que desde la segunda edición se calificó como Internacional por la visita de corredores de Honduras.  De las tres veces que he participado, una vez -en 2013-tuve la bendición de ganarla en la categoría “Master A” y, en la segunda -en 2014- ocupé la segunda posición luego de un pinchazo.

EL MANO A MANO con los amigos hondureños estuvo interesante esta vez.

EL MANO A MANO con los amigos hondureños estuvo interesante esta vez.

Ahora, que me preparé mucho para hacer un papel interesante en esta Clásica Internacional, me topé con ciclistas hondureños que llegaron en equipo; eran los suficientes para hacer dos equipos, aunque todos trabajaron bajo su misma bandera.

Fué una experiencia nueva que prácticamente desde el inicio de la carrera los ciclistas hondureños atacaran uno a uno por cada lado del pelotón, y yo tratando de ir a la rueda de cada uno para evitar algún intento de fuga.  Me sentía con fuerzas para defenderme y guardar fuerzas para los últimos veinte kilómetros y pelear una posición de podio al final.

El primedio de velocidad fué de 33.8 kilómetros por hora.

El primedio de velocidad fué de 33.8 kilómetros por hora.

Los ataques fueron constantes y un ritmo de pedaleo realmente fuerte.  Llegamos a rodar a un promedio de 33.8 kilómetros por hora, pero fué impresionante la velocidad con la que tomamos los repechos al pasar por la localidad de Entre Ríos, iniciando la carretera a la frontera con Honduras.

Se nos nota a todos en las piernas el esfuerzo para sortear los repechos a nuestro paso por Entre Ríos, ya en camino a la frontera con Honduras.  Fué una carrera muy dura.

Se nos nota a todos en las piernas el esfuerzo para sortear los repechos a nuestro paso por Entre Ríos, ya en camino a la frontera con Honduras. Fué una carrera muy dura.

El retorno fué difícil por el mal estado del asfalto.  Un terreno muy corrugado y lleno de baches que, luego de retornar con el grupo puntero, me hizo bajar un poco el ritmo esquivando baches y vibraciones que bien podían provocarme un pinchazo que me dejara fuera de la carretera.

Solo pude ver cómo los hondureños se desperdigaron a casi todo el ancho de la carretera y tuve que pegarme a la rueda del que tuve más cerca y tratar de topar a los demás para reunificar el pelotón ya en el camino de retorno a Puerto Barrios, faltando un promedio de 38 kilómetros de carrera.

Quedé con dos catrachos en la carretera y, aunque traté de apretar el paso mientras pasaba al frente en la persecución, el grupo que tomó delantera puso un ritmo fuerte en el plan hacia la carretera al Atlántico.  Ni modo, un pelotón de ciclistas hondureños que seguramente trabajaron fuerte para aumentar la ventaja y les funcionó.

El trabajo que pude hacer en la primera mitad de la carrera surtió efecto precisamente allí, pero la historia fué distinta en los primeros kilómetros del retorno.

De tres ciclisitas que formamos el “grupetto” perseguidor, quedamos dos a la mitad del trayecto hacia Entre Ríos, donde un kilómetro antes hay tres reventoncitos sabrosos que nos anunciaban el último ascenso a Puerto Barrios ya por la carretera al Atlántico.

Precisamente en el último repechito de esos, cuando me paré sobre los pedales para apretar el paso y tratar de dejar atrás al amigo hondureño que venía conmigo… mi llanta delantera topó el aro en el asfalto.  Ya iba prácticamente sin aire y hasta allí llegué en esta carrera.

Aún así, hasta el pinchazo, recorrí 59.69 de los 70 kilómetros de la carrera, pedaleando por 1:42:21 horas.

MI INSPIRACIÓN en esta carrera fué mi madre, dona Meches que me ha apoyado en todos estos años de ciclismo.

MI INSPIRACIÓN en esta carrera fué mi madre, dona Meches que me ha apoyado en todos estos años de ciclismo.

LA MEJOR EXPERIENCIA, A PESAR DEL PINCHAZO

Les comenté al principio de esta nota que este es el tercer año que asisto a esta Clásica Internacional de Ciclismo de Puerto Barrios y que en las primeras dos mi madre ha estado para apoyarme, llegando tiempo antes del banderazo de salida y ha esperado por horas hasta verme llegar a la meta.  A esto le agregamos que en cada ocasión tuve el gran apoyo de mi primo Manuel Maldonado Medina, que ha sido mi aguatero, mi porra y prácticamente mi psicólogo animándome desde un día antes de cada carrera.

Lo bueno de los primeros dos años fué que pude premiar su apoyo dándole como regalo verme pasar al podio a recibir mi trofeo.  De primer lugar en 2013 y de segundo lugar en 2014.

SIEMPRE PENDIENTE iba mi primo Manuel en todo el recorrido, abasteciéndome agua y fruta.

SIEMPRE PENDIENTE iba mi primo Manuel en todo el recorrido, abasteciéndome agua y fruta.

Para este año la emoción por compartir con ella era lo que me motivaba sobre todo.  A diferencia del pasado, mi primo Manuel consiguió un microbús en donde llevaríamos agua y fruta para abastecerme pero, principalmente, para que en este vehículo viajara mi madre compartiendo conmigo a lo largo de toda la carrera y ya no solo esperándome en la meta… llevaba mi inspiración allí cerca de mí en cada kilómetro!!

No puedo pedirle más a la vida… Dios me bendijo en esta ocasión.  Llegué con altas espectativas y soñando en grande con cruzar la meta en primer lugar, pero el ver las canas de mi madre allí, sentada dentro del microbus cada vez que me abastecían… realmente no tiene precio.

NO ME RINDO.  Será el próximo año, en 2016, cuando vuelva a intentarlo con la misma emoción y con la fe en Dios que pueda hacerlo con mi porra principal… con mi inspiración:  Mi Mamita allá en Puerto Barrios.

Hey amigos Alex Paredes y Marlon Marroquín… inscríbanme de una vez para el otro año por favor!!

EL PRIMER TALLER COMUNITARIO DE BICICLETAS EN GUATEMALA 17 julio, 2015

Posted by ROBIN MARTINEZ in CICLOPERIODISMO, OTRAS COSITAS.
add a comment

UN LUGAR DONDE LOS CICLISTAS URBANOS DE LA CIUDAD DE GUATEMALA RESUELVEN SU PROBLEMA MECÁNICO Y APRENDEN ALGO DE MECÁNICA BÁSICA DE SU BICICLETA

El concepto del Taller Comunitario en Guatemala es reparar... y aprender a reparar nuestra propia bicicleta.

El concepto del Taller Comunitario en Guatemala es reparar… y aprender a reparar nuestra propia bicicleta.

Cicloperiodismo.   Biciudad ha hecho un aporte importante para la comunidad ciclista en la ciudad de Guatemala con la apertura del primer Taller Comunitario donde la idea central es que puedan resolver algún problema mecánico que se presente en el camino, pero donde la frase “hágalo usted mismo” hace la diferencia.

En el Taller Comunitario el Ciclista Urbano acude por una ayuda que le hará crecer en su conocimiento de su propia bicicleta, ya que la reparación la realizará él mismo con la asesoría del encargado de turno en el taller, para que las correcciones o reparaciones básicas de la bicicleta sean correctas y, al mismo tiempo, se aprende por si a futuro se presentara una reparación necesaria.

Además de la ayuda y conocimiento, el Taller Comunitario provee las herramientas necesarias para este tipo de servicios básicos como nivelado de aros, cambio de cadena, pinchazos, ajuste de ejes, cambio o ajuste de frenos, etc.

EN VIDEO

Les comparto en video un reportajito para que conozcan cómo trabaja el Taller Comunitario, para que por si pedalean en el sector sepan dónde está la ayuda que pueden darse ustedes mismos.

MI PRIMERA VEZ A COBÁN 26 mayo, 2015

Posted by ROBIN MARTINEZ in PURA INSPIRACIÓN!!.
add a comment
En el primer tramo de la ruta a Cobán, vamos en grupo antes de la interminable montaña hata "La Cumbre". Foto: Guateventos

En el primer tramo de la ruta a Cobán, vamos en grupo antes de la interminable montaña hata “La Cumbre”.
Foto: Guateventos

EN MAYO DE 2015, Y CON 46 AÑOS DE EDAD, VIVÍ POR PRIMERA VEZ LA EXPERIENCIA DE PEDALEAR LOS 126 KILÓMETROS A COBÁN DESDE EL RANCHO

Cuando empezamos la faena con los ciclistas del colectivo Zombie Crew, ya subiendo los primeros kilómetros. Foto: Guateventos

Cuando empezamos la faena con los ciclistas del colectivo Zombie Crew, ya subiendo los primeros kilómetros.
Foto: Guateventos

Casi todos mis amigos ciclistas han hecho este recorrido.  Estar en reuniones de ciclistas donde comentaban sus experiencias en esa carretera, me dejaba fuera de toda posibilidad de participar compartiendo experiencias y cómo no… habían aprovechado sus oportunidades para recorrer este tramo del país como una más de las tradicionales travesías ciclistas en Guatemala.

Solo sabía que son 126 kilómetros desde El Rancho a Cobán y escuchaba los rumores de la monumental subida de casi cuarenta kilómetros en uno de los tramos, pero no tenía la mínima idea de lo que era estar allí montado en mi bicicleta.  Fué hasta el sabado 23 de mayo de 2015 cuando la oportunidad llegó para mí y allá voy con mis amigos de Eurobikes, todos ellos bien entrenaditos.

Salimos a las 7:30 de la mañana con un paso tranquilo; yo personalmente tenía mi estrategia para completar los 126 kilómetros… en la costa he recorrido cantidades similares, pero el problema no era el kilometraje; para mí el reto mayor era pedalear en una carretera que nunca había recorrido en bicicleta y desconocer el tipo de montaña que afrontaría… regularmente uno conoce la inclinación de la carretera, el clima, las curvas y las mismas fuerzas de uno en las piernas para llegar al último kilómetro.

Una experiencia para volverla a vivir.

Una experiencia para volverla a vivir.

Avanzamos desde El Rancho, en el kilómetro 85, un terreno plano que pareciera una cita tranquila… pero al llegar al kilómetro 96 el terreno se empieza a levantar poco a poco.  Desde allí, no se deja de subir sino hasta llegar a “La Cumbre” lugar donde un poco antes está el desvío hacia Salamá… luego de pasar neblina y ver a un lado de la carretera como cambia poco a poco el paisaje, cada vez lo ves más desde arriba y sin sentirlo.  Llegar al kilómetro 132, después de subir 36 kilómetros de una cuesta con inclinaciones barbaras, es un reto superado… parcialmente.

Después de ese punto, sí se desarrolla uno mejor con pequeños planos, repechos y clima más fresco, pero la llegada a Cobán está anunciada por una cuesta de 5 a 7 kilómetros, más la lluvia de la que casi nadie se salva en la carretera.

Todos en el camino sabían de esto más que yo.  A cuantos les preguntaba del recorrido, todos me respondían como expertos del lugar.  Ahora sí tengo mis primeras anécdotas para compartir con mis amigos y para saber a qué me enfrentaré cuando viva mi segunda experiencia a Cobán en mayo de 2016.

Llegué a Cobán.  Cansado pero felíz de lograr este nuevo reto que espero repetir en 2016. Foto: Guateventos

Llegué a Cobán. Cansado pero felíz de lograr este nuevo reto que espero repetir en 2016.
Foto: Guateventos

Les comparto el siguiente video que grabé por partes en el recorrido hasta llegar a La Cumbre.  No tengo de la llegada a Cobán, porque lamentablemente la lluvia me imposibilitó para sacar la cámara, pero créanme que la experiencia fué maravillosa.  Finalmente pedaleé durante 6 horas y 40 minutos para los 126 kilómetros y casi cincuenta kilómetros de escalada hasta la tierra de los que “solo comen y se van…”

JORGE ARMAS, EL PRIMER LÍDER 11 febrero, 2015

Posted by ROBIN MARTINEZ in CICLOPERIODISMO, HISTORIAS CHAPINAS.
add a comment
LA EXPRESIÓN de felicidad en el rostro de Blas Quaglieri evidencia lo que toda Guatemala vivió tras la victoria de Jorge Armas al ganar la primera etapa de la primera Vuelta a Guatemala el 4 de abril de 1957. Foto: Prensa Libre

LA EXPRESIÓN de felicidad en el rostro de Blas Quaglieri evidencia lo que toda Guatemala vivió tras la victoria de Jorge Armas al ganar la primera etapa de la primera Vuelta a Guatemala el 4 de abril de 1957.
Foto: Prensa Libre

“ESO NADIE ME LO QUITA” DIJO UNA VEZ JORGE ARMAS AL REFERIRSE QUE ERA EL PRIMER PORTADOR DEL SUÉTER QUETZAL EN LA PRIMERA VUELTA A GUATEMALA

Jorge Armas integró la cuarteta Selección de Guatemala "A" junto a Jorge Surqué, Florencio Alvarado y Victor Canel.

Jorge Armas integró la cuarteta Selección de Guatemala “A” junto a Jorge Surqué, Florencio Alvarado y Victor Canel.

Cicloperiodismo.   Aún a los setenta y nueve años de edad, y con dos rodillas nuevas, Jorge Armas esperaba montar nuevamente su bicicleta.

Nació el 22 de mayo de 1935; tenía 21 años cuando su nombre pasó a la historia del ciclismo guatemalteco cuando la mañana del 4 de abril de 1957 cruzara victorioso la meta de la primera etapa en la primera Vuelta a Guatemala.

En ese momento se disputó un circuito al que llamaron “Liberación-Reforma” que recorrió desde el estadio Mateo Flores hacia la avenida Reforma, rodeando por la Escuela Politécnica y la Guardia de Honor.  Allí, Jorge Armas se lució en una fuga que le dio la victoria de la etapa con un tiempo de 3 horas 41 minutos 50 segundos, venciendo a los guatemaltecos VictorCanel que llegó en la segunda posición con un tiempo de 3:50:12 y Jorge Surqué en el tercer lugar con 3:51:29

Era tal el nivel ciclístico de los guatemaltecos en esa primera ronda nacional, que Jorge Armas dejó al mexicano Román Teja en el cuarto lugar con una desventaja de casi diez minutos, pues el norteño terminó la etapa con un tiempo de 3:51:42

Tuve la oportunidad de conocer a don Jorge Armas en el año 2011 días antes de la Vuelta a Guatemala de ese año.  Todo un personaje de nuestro ciclismo.

Tuve la oportunidad de conocer a don Jorge Armas en el año 2011 días antes de la Vuelta a Guatemala de ese año. Todo un personaje de nuestro ciclismo.

Pareciera no ser así en ese momento cuando fue investido como líder de la Vuelta a Guatemala, pero hoy por hoy, a 58 años de la hazaña de Jorge Armas, todos vemos como un instante histórico cuando el Suéter Quetzal fue colocado por primera vez y, para orgullo nacional, fue un guatemalteco el portador.

Aún así, Armas no solo fue el primer ganador de etapa en una Vuelta a Guatemala; fue además el primero en ganar dos etapas –y las dos seguidas- pues la segunda etapa de la primera Vuelta corrida el 5 de abril, fue ganada también por el flamante Líder guatemalteco.

Esa segunda etapa salió de la ciudad de Guatemala, el pelotón recorrió hacia Barberena, volvió a la ciudad capital y luego se dirigió hacia Antigua Guatemala, lugar donde la meta vió pasar nuevamente a un guatemalteco en primer lugar y era precisamente Jorge Armas, quien sería investido nuevamente con el Suéter Quetzal.

Al finalizar la primera Vuelta a Guatemala, Jorge Armas quedó en la segunda posición y, aunque no se coronó Campeón de la competencia, su palmarés le dio un gran lugar en los libros de la historia ciclista de nuestro país.

Jorge Armas ganó la primera y segunda etapas; fue cuarto en la quinta etapa, décimo en la jornada siete y tercero en la última etapa.

Armas falleció en la ciudad de Guatemala el 4 de febrero de 2015 tras una complicación de un catarro a causa de un virus.  Dejó un legado de pasión por el ciclismo, el deporte que siempre amó y que le llevó a inaugurar la Academia de Ciclismo con la Asociación “Amigos por la Bici” educando a niños para llegar a ser ciclistas, actividad que desarrolló junto a otros grandes apasionados del ciclismo como Félix Trujillo, y todo sin cobrar un solo centavo.

RECUERDOS, VIVENCIAS Y ANÉCDOTAS

El primer gran ciclista portador del Suéter Quetzal, contrajo matrimonio con doña Hortencia Palencia y procreó dos hijos: José Byron Geovany y Rubia Iselda Lisbeth.  Sus hijos, como cosecha de lo que Jorge Armas sembró en la vida como ciclista y como padre, nos comparten sus experiencias, momentos especiales que vivieron junto a su padre y anécdotas que hasta ahora nadie sabía del primer Líder de las Vueltas a Guatemala.

Los tesoros de Jorge Armas:  Su bicicleta y el emblemático e histórico primer Suéter Quetzal que se le entregó… dónde están?  Todo esto y mucho más les comparto en el especial del homenaje a Jorge Armas que se transmitió el noticiero Cicloperiodismo el día 5 de febrero, cuando Jorge Armas sería llevado a su última morada en el Cementerio Los Cipreses.

UNA CARRERA PARA VENCER MIS MIEDOS 10 febrero, 2015

Posted by ROBIN MARTINEZ in OTRAS COMPETENCIAS.
add a comment
Curioso:  Con el dorsal número 4, logré la posición número 4 en Fraijanes.

Curioso: Con el dorsal número 4, logré la posición número 4 en Fraijanes.

LA CARRERA POR LA FERIA DE FRAIJANES ME HIZO VIVIR DE NUEVO UN ENCUENTRO CON MI CUCO EN COMPETENCIAS:  LOS DESCENSOS

Fue en noviembre de 1988 cuando participaba en la Vuelta del Colegio Médico cuando la penúltima etapa se corría saliendo desde Vista Hermosa hacia la carretera a Barberena y junto con Alex Boche nos fugamos del grupo desde donde hoy está el Trébol de Vista Hermosa y la cuesta nos dio una bonita ventaja sobre el pelotón.  Esa ventaja la sostuvimos aún hasta llegar al kilómetro 25 donde está el cruce a Santa Elena Barillas para bajar por la cuesta de “El Chilero” hasta el kilómetro 37 para retornar buscando la meta en Don Justo.

DETRÁS DE MÍ, el pelotón de los círculos Azul y Oro, minutos antes de la salida oficial de la carrera de Fraijanes.

DETRÁS DE MÍ, el pelotón de los círculos Azul y Oro, minutos antes de la salida oficial de la carrera de Fraijanes.

Lo que quiero resaltar de ese memorable día son dos cosas:  Una, que gané la etapa; la otra, es que junto a Boche bajamos por “El Chilero” con toda libertad y a no menos de 65 kilómetros por hora en esa competencia.

A poco más de 26 años de ese día, las cosas han cambiado bastante en relación a la libertad que personalmente tengo durante los descensos en una competencia.  Hoy no lo hago como hace 26 años y le guardo demasiado respeto a la velocidad cuando el terreno está de bajada.

Quienes me conocen saben de esto y no estoy descubriendo el agua tibia… pero resulta que durante la competencia por la Feria de la localidad de Fraijanes, corrida el domingo 8 de febrero de 2015, me tocó un nuevo encuentro con mi “cuco” deportivo:  la bajada en competencia… pero esa mañana de domingo me desperté con una sensación muy positiva para la jornada que nos esperaba.

Esta carrera de Fraijanes tuvo una salida en falso desde el Parque Central subiendo la cuesta de tres kilómetros hasta la autopista hacia Barberena, donde el banderazo oficial sería en el kilómetro 19.  Esa cuesta fue prácticamente un calentapiernas para lo que nos esperaba en la corta carrera, pues apenas serían solo 50 kilómetros a recorrer, pero que le harían una carrera rapidísima aún con los 15 kilómetros de cuesta al retorno.

Primero salió el grupo de los círculos Platino, Especial y Novatos, quienes retornarían en el kilómetro 41 “las Piñas”; diez minutos después fue la salida de los círculos Oro y Azul (yo iría en el pelotón del Oro) con retorno en el kilómetro 43 y, finalmente, los círculos Blanco, Promocional y Elite llegarían hasta Barberena.

TRES AMIGOS.  Aquí estoy junto a Rubén Saj y Hugo Barrera "el Cangrejo" antes del banderazo de salida.

TRES AMIGOS. Aquí estoy junto a Rubén Saj y Hugo Barrera “el Cangrejo” antes del banderazo de salida.

A ENFRENTAR MIS MIEDOS

Cuando el Alcalde de Fraijanes nos dio el banderazo de salida, todo estuvo digamos normal para mí, ya que la velocidad en el trayecto hasta el cruce a Santa Elena fue moderada… pero a partir de ese punto la cosa se puso difícil para mí desde que la velocidad aumentó a medida que el terreno se inclinaba más hacia abajo y tanto mis temores como mi peso no fueron favorables para permanecer en el grupo y me tocó ver como poco a poco yo me iba quedando atrás de ellos.

La diferencia fue tal que por momentos el pelotón se me perdía de vista en las curvas, pero aún así intentaba sobreponerme a mi inseguridad y pedaleaba ya no tanto para reducir la ventaja que me llevaban, sino para procurar que no aumentara más.  Incluso dos ciclistas más, que posiblemente habrían pinchado casi en la salida, me rebasaron en pleno descenso y luego no los volví a ver.

A menos de un kilómetro de llegar al punto de retorno, ví pasar al pelotón.  Nadie más iba descolgado… solo yo.  No había duda que yo era el último de la carrera y con casi setecientos metros atrás del grupo compacto.

SUBIENDO, LA HISTORIA FUE DISTINTA

CANSADO PERO CONTENTO de la buena carrera que se hizo, aquí estamos junto al clan Saj esperando la llegada de más ciclistas junto a la meta.

CANSADO PERO CONTENTO de la buena carrera que se hizo, aquí estamos junto al clan Saj esperando la llegada de más ciclistas junto a la meta.

Tras tomar el retorno en el kilómetro 43, solo me quedaba trabajar con una mentalidad positiva y recordar que esa mañana desperté con una sensación especial de que algo bueno sucedería pero… qué podía ser si para ese punto de carrera estaba de último y tan atrás del grupo?

No me quedó otra que pedalear pensando que lo único que sabía eran dos cosas:  la distancia que nos faltaba para la meta y conocer el terreno que tenía adelante.  La subida de allí hacia El Jocotillo, y luego subir la cuesta de “El Chilero” son terrenos que conozco muy bien y que me gusta.

En los primeros dos kilómetros desde el retorno, logré alcanzar al primer ciclista del círculo Oro; esto me confirmaba que, desde allí, ya no era el último de la carrera.  El pelotón se había desarmado desde el primer kilómetro de cuesta y poco a poco fui avanzando sintiéndome mejor conforme más pedaleaba.

Con toda honestidad me siento mejor subiendo que bajando y mi mentalidad cambió.

Ya llegando al plan de El Jocotillo llevaba siete kilómetros desde el retorno y había alcanzado a otros ciclistas:  dos del círculo Azul y uno más del Oro.  Eran ya cuatro ciclistas los que había alcanzado y aún me faltaban quince kilómetros para la meta, pero sabía también que a medida que avanzábamos todos en la subida, quienes iban en la punta de carrera subirían con sus magníficas condiciones para escalar y yo apenas en proceso de recuperación luego de la travesía a Esquipulas que me dejó mermado en fuerzas y sé también que estoy casi a la mitad de mi mejor condición para subir, pero en los días recientes me he sentido un poco más recuperado físicamente.

Recibiendo mi trofeo de 4to lugar.  A la izquierda de la foto, el alcalde de Fraijanes Marco Tulio Meda.

Recibiendo mi trofeo de 4to lugar. A la izquierda de la foto, el alcalde de Fraijanes Marco Tulio Meda.

Esos quince kilómetros de montaña desde El Jocotillo fueron un termómetro tanto para lo que me quedaban de fuerzas, como para platicar con Dios por varios tramos.  Sabía que la fe y una buena concentración serían lo que me ayudaría a cumplir este compromiso y logré permanecer a un ritmo parejo hasta la meta.

Para mi sorpresa, logré clasificarme en el cuarto lugar de la carrera.  Extraoficialmente, puedo compartirles los tiempos de esta carrera (los primeros cuatro del círculo Oro) en cuento que el ganador cronometró 1:42:11; e segundo lugar llegó Rubén Saj con un tiempo de 1:42:35 y en tercera posición llegó el cangrejo cronometrando 1:42:56.  Yo, en la posición cuatro, detuve el cronómetro en 1:51:43.  La diferencia fue de 9:32 minutos.

No voy a desmerecer mi esfuerzo, pero hablar de una diferencia así, después de estar a casi un minuto atrás del pelotón… pedalear en solitario tratando de reducir ventajas y recuperar posiciones y finalmente llegar en cuarto lugar, creo que me da un panorama más positivo en vistas a mi participación en la edición 2015 de la Vuelta Master a Guatemala que ya se confirmó para correrse del 26 al 29 de marzo.

Me falta mucho para un mejor nivel, pero hoy me dí cuenta que puedo dar más todavía.  Dios tiene el control.

Valió la pena el esfuerzo... voy contento con mi primer trofeo del año.

Valió la pena el esfuerzo… voy contento con mi primer trofeo del año.

El Chapinografo

Fotos "cuscas" de mi Guatemala

Las Buenas Empresas de CGN

Buenas Empresas y Tecnología en Guatemala.

Hablo por Guate

Contar y comentar... para edificar una mejor Guate.

ROBIN MARTINEZ

Fotógrafo Profesional

CGN Buenas Noticias de Guatemala

Las Cosas Buenas de Guatemala

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 50 seguidores